You are currently browsing the category archive for the ‘Hacia el sol de Dios’ category.

En este envío se incluyen varios temas de Arnaud, sugestivos e interesantes; por ejemplo, que el amor es la meta del sufrimiento… Hay uno, sin embargo, que me parece ineludible por la polémica que plantea en determinados ambientes católicos: los libros de la señora Vassula a que hace referencia Arnaud el día 25/08/94. Tengo que confesar algo importante al que lea esta pequeña introducción: creo en la Comunión de los santos que confesamos en el Credo y creo también que esta comunión se convierte, a veces, en Comunicación entre el Más Allá y el Más Acá con el permiso de Nuestro Señor.

Vassula Ryden nació en Egipto en 1942 y fue elegida por Jesús para trasmitir una serie de mensajes a partir del 28 de noviembre de 1985 hasta el 17 de enero de 2003, en los que busca sobre todo la unión de las Iglesias. Me refiero a esta obra porque Arnaud alude a ella en este envío y porque por ella se interesó la Congregación para la Doctrina de la Fe cuando la presidía el cardenal Ratzinguer, luego Benedicto XVI. En una BIENVENIDA introductoria cita Vassula algo que, según ella, le dictó el mismo Jesús: «Jesucristo me pidió que os dijera que quitaseis siempre mi nombre de los mensajes y lo sustituyerais por el vuestro». Esto, a mi juicio, es muy importante.

En el primer mensaje que se publica en su obra de 12 tomos, titulada «La verdadera Vida en Dios, Encuentros con Jesús», le dice éste, entre otras cosas: «Yo soy la Luz y resplandezco para que todos vean. No tengas miedo. Mi Senda es recta, Mi Senda te conducirá a Mí. Iré a tu encuentro y Me reconocerás, porque irradio Paz y Amor. Ven a Mí». ¿Es esto verosímil? Y a esta pregunta yo contestaría con otra, si me es permitido: ¿Y por qué no? Me declaro un ingenuo, pero pienso: «Si creo realmente en la Comunión de los santos, ¿qué inconveniente puede haber para que esos “santos” se comuniquen?» No solo no veo inconveniente, sino que, después de estudiar a fondo este tema, creo que es razonable pensar que estas comunicaciones recibidas por la Sra. Vassula son verosímiles y dignas de leerse con todo respeto.

Para terminar, me gustaría que comparaseis el modo de hablar de Jesús en estos mensajes y el modo de hablar de Arnaud y otros que conocemos, como Pierre, Roland, etc. Jesús habla «como quien tiene autoridad», los otros como «autorizados».

¡Buen día!

19/08/94

EL SUFRIMIENTO, CIRCUNCISIÓN DEL CORAZÓN

Desde el hombre que perdió la tierra amada
al esposo o la madre recordada,
todo sufrimiento es redentor,
todo sufrimiento es salvador.

De peldaño en peldaño,
incluso los menores sufrimientos,
por poco que el hombre recuerde
y se recoja en oración,
sin tener estas señales como solo anecdóticas,
pueden llevar a la Esperanza ultra-cósmica.

Ay, la vida es una copa de la que solo tocáis los bordes
ya que el dolor no ha quemado aun vuestro corazón;
¡y además, cuántas veces vuestros labios pusilánimes
se aparten de él demasiado deprisa!
y vuestros pasos cansados no siguen pronto a los de Cristo…
¿Por qué? Porque el sufrimiento, circuncisión del corazón,
encuentra entre vosotros anestesistas
de Cristo y del Dolor.

*

*   *

Pero cuando el sufrimiento encuentra a la Dama Esperanza,
entonces la inmensa nave mística
de las Arcadas Crísticas
acoge al hombre en el seno de la Dulce Presencia.

Arnaud. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Para mí, solo hay una manera de verificar si estos mensajes son o no del Más allá: la coherencia interna entre lo que se dice en ellos y lo que dice el Evangelio. Yo no soy médium que pueda demostrar que estos mensajes –en este caso de Arnaud– proceden realmente de él. Pero hay algo, tal vez más creíble, para la mayoría de nosotros: si están o no de acuerdo con la idea que tenemos del Reino de Dios, a partir del Evangelio.

Por ejemplo, la actitud que deben observar sus padres ante las polémicas que se suscitarán después de la edición del segundo libro de mensajes. De manera inteligente, alude al discernimiento de espíritus en dos puntos: “diana final” de los ataques y espíritu de los hombres más allá de lo que aparentan.

Al cura “con el alma turbada”, hay que comprenderlo: nunca recibió la unción mística que le preparase para el desbarajuste espiritual futuro y hay que ayudarle. Para la renovación de la Iglesia se necesitan diversos caminos que converjan en el soplo del Espíritu. Los sacerdotes, más allá del poder de “atar y desatar” deben ser conscientes de su responsabilidad…

¿Qué es más inteligente: dar “recetas” de lo que cada uno debe hacer o mostrar una “coherencia interna” entre lo que se dice del Reino en los mensajes y lo que dice el Evangelio? Esto último es lo que se observa en los mensajes de Arnaud. ¡Que cada uno saque conclusiones!

¡Buen día!

23/07/94

DESPUÉS DE LA EDICIÓN DE LOS MENSAJES

Mis queridos Padres,

Después de la edición del segundo libro de los mensajes, tratarán de empujaros a toda clase de discusiones, puesto que seréis un blanco al que apuntar espiritualmente.

Esta es la elección de Dios y lleva sufrimiento, preparaos pues para esta lucha.

¿Habrá que evitar todas las polémicas? No, y por otra parte el blanco del ataque es menos: la autenticidad, la ortodoxia católica, la oportunidad de las exégesis, la forma de los mensajes, etc., que el comportamiento del enemigo (¡Sí! del enemigo espiritual!*) al que habrá que tener en cuenta, para ejercer el discernimiento.

• Esquivadlo cuando sintáis el odio feroz hacia Dios, porque, aunque se os ataca a vosotros, es a Dios al que quieren llegar y es menos a mis mensajes que a la Palabra de Cristo a la que quieren desacreditar.

Del comportamiento, pasaréis el hombre, esto es también el discernimiento.

Privilegiad a los Sergio Paulo[1] (Hech 13, 6-12), a los hombres “prudentes”*, aunque escuchen también a los Elimas modernos.

En efecto, cuando uno se dirige a un escéptico o a un oponente claro, si es un hombre prudente, la Palabra puede insinuarse en los pliegues de su alma. No os preocupen las tinieblas profundas que parecen cubrirle a él y a su entorno, porque éstas son muchas veces las que preceden a la conversión. Es la última manifestación de la lucha que Satán está a punto de perder.

Preferid por tanto el: “yo no creo” firme al: “sí pero” suave, porque éste último, apenas resuelta la última objeción, encontrará otra, porque sus caminos son tortuosos, mientras que el oponente sensato se convertirá más tarde en un elegido y así sucesivamente… Así es como se teje el Reino de Dios en la Tierra y en el Cielo, porque cuando se predica el Evangelio del Señor suceden cosas de un nivel superior: a los argumentos sólidos” (Hech 18, 28), se añade la gracia.

Pedid en vuestras oraciones la ayuda de Lorenzo de Brindisi[2], antiguo maestro en materia de polémicas indulgentes; él os acompañará en vuestras luchas.

• Finalmente, no olvidéis que si Dios encargó a Pablo: “No tengas miedo, sigue hablando, no te calles. Porque yo estoy contigo...” (Hech 18, 9-10), tendréis que cambiar de tercio cuando sintáis que la oposición se entrega a la persecución hacia vosotros.

Para conservar todas vuestras fuerzas, obrad entonces como Pablo y Bernabé, que “sacuden el polvo de sus pies (Hech 13, 51) y se dirigen a otro lugar.

Vuestro Arnaud. Lee el resto de esta entrada »

A mí también me habría ocurrido como a Paul, el papá de Arnaud. Éste lo corrigió por criticar a la ligera a un judío que, Biblia en mano, caminaba rezando con grandes gestos por el jardín del hotel donde se encontraban. Lo critica por intolerante y por cerrazón de espíritu. Las razones que da van a la raíz: Solo Dios tiene acceso al secreto del corazón. ¡Y la puerta del Reino está en el corazón y no es de exclusiva cristiana!

Me llama la atención lo de “modernizar nuestra visión de la muerte”. Se refiere a los fenómenos que rodean a la muerte y que revelan otro mundo. Parece aludir justamente a lo que es objeto hoy en día por parte de algunos médicos y científicos: las Experiencia Cercanas a la Muerte (ECM). Lo que dice sobre la muerte como segunda Creación merece ser leído y sentido despacio. Lo mismo lo que dice sobre la fe renovada por la Esperanza en la resurrección inmediata. ¡Qué lejos queda esto de una fe “intelectual”!

El último mensaje se refiere a esas “almas inocentes” que nunca leerán estos mensajes, que jamás leerán estas páginas. ¡Guiaros por ellas –dice– como el pastor se guía por las estrellas! ¡Aquí no hay “exclusivas” de ninguna clase! De esas almas se puede aprender, como de María, la sabiduría, la paciencia en el sufrimiento, la inocencia de la infancia, el amor fiel del que brotan las ondas eternas…

¡Buen día!

1/07/94

DIOS, ÚNICO JUEZ DE LOS CORAZONES.

Mis queridos padres,
Yo sé que el sufrimiento no os abandona nunca; silencioso o vivo, está ahí siempre y se reaviva al menor acontecimiento: un aniversario, una fiesta familiar, un examen escolar de mis compañeros, etc.
Ahora sé que esto es normal pero, al principio de mi Cielo, os habría querido siempre tranquilos y habría deseado que mi partida hubiera sido como la hora que pasa, la sombra que se desvanece… Esto ocurrirá cuando estemos por fin reunidos.

*

*  *

Papá, no juzgues a la ligera como acabas de hacer, la oración de un hombre[1], aunque parezca una exhibición pública; no tomes como única referencia tu fe porque, cuando luego tomas tu Biblia para confirmar tu juicio, corres el riesgo de ser injusto y tal vez más… En efecto, no se debe añadir nunca a las propias palabras o a propia reflexión, la intolerancia en nombre de la tolerancia, la cerrazón del espíritu en nombre de la apertura.
No hay dos, tres o más Biblias que uno pueda contraponer a su gusto según los casos. Hay un solo texto que se sube paso a paso como para el Reino.

Tú leías por tanto a propósito de los hipócritas de la oración : «… ellos ya tienen su recompensa» (Mt 6, 5). Lo que interpretas en el sentido de recompensa social, de toma en consideración por los otros, dicho de otra manera de vanidad satisfecha es muy exacto, pero las palabras de Jesús están destinadas menos a criticar a los demás que a juzgarse a sí mismo sin complacencia. ¿Quién podría dictar  (y Jesús por supuesto no lo habría hecho si hubiera estado a tu lado) que el hombre cuya actitud observabas no se acercaba a Dios y no tendría en recompensa su parte del Reino, cuando el acceso tiene lugar en el «secreto» del corazón de cada uno, en el «aposento» de la interioridad dondequiera que uno se encuentre físicamente?

Cristianos de la tierra, sois muy maniqueos en el sentido de dualidad: yo y los otros…
¿Y qué hacéis de Dios? ÉL SOLO* conoce los corazones y reconoce su sed de pureza y de absoluto, allí donde el hombre no discute ya al hombre sino que se une con Dios. Solo la plegaria cristiana permite el acceso a su Reino. Éste no es una exclusividad cristiana y solo hay una puerta: la del corazón. Más que de una puerta, se trata por otra parte de un corredor, un largo corredor a recorrer, paso a paso, estado a estado.

Cuando se llega a un nuevo país, cada uno lo descubre a distintos niveles de comprensión; así ocurre con el país de lo Eterno. Lee el resto de esta entrada »

Una vez envié a varias personas un artículo en el que se opinaba a favor de un juez que era fuertemente criticado por un parte de determinada opinión pública. Una de las personas me contestó, enfadada, a vuelta de correo, diciéndome que sabía de buena fuente que lo que se decía en el artículo era mentira y me prohibió volverle a enviarle ningún escrito. Así lo hice y lo sigo haciendo.

Esta reacción me ayudó a comprender algunas cosas de las que habla Arnaud en estas cartas y que me parecen sumamente oportunas. Por ejemplo, «el profeta debe ser libre y no pertenecer como tal a ninguna institución»; por “institución” creo debe entenderse también toda opinión-institución, porque, si se adhiere a una, no puede sostener al que opina lo contrario; «no te agotes reanimando la llama de los derrotados de antemano», al que se siente derrotado, ni siquiera le queda llama. «Las pasiones llevadas al paroxismo por el aguijón del orgullo, desfiguran la Creación y las armonías divinas»; no vale la pena tratar de convencer a la persona apasionada, ha cerrado la puerta y solo admite su propia opinión. «Apartaos de las normas que os ponen bridas y os impiden ser libres… Una norma es un niño viejo anquilosado»; la norma que se hace dogma incapacita para ser libre frente a otras normas.

Lo difícil es comprender que nada de esto nos es ajeno. Tenemos tendencia, como la persona a que aludía al principio, a inmovilizarnos en nuestra manera de ver las cosas. Criticamos con razón a los talibanes intransigentes y no nos damos cuenta de que tenemos una tendencia perversa a talibanizar todo lo que cae bajo nuestro dominio.

¡Buen día!

02/06/94

EL PROFETISMO

arnaud02Papá, Mamina,

No me gustaría que hubiera menosprecio a propósito del profetismo evocado en mis mensajes, pues solo hablo en nombre del profetismo mesiánico que se opone radicalmente –no en términos de enfrentamiento, sino en términos de diferencia– al espiritismo como a todo sistema esotérico:

– no predice vuestro futuro.

– no hace revelaciones sobre el futuro, salvo excepciones autorizadas y con fines espirituales.

– no abre ninguna puerta secreta, sino que puede solamente correr velos.

Nosotros, los mensajeros crísticos, somos los mensajeros del Mesías, sus pequeños porta-Voces que emitimos en la frecuencia dolor, por eso nuestra palabra debe ser clara y comprensible, lo mismo que la de los profetas terrestres. Porque el verdadero profeta respeta vuestra libertad y, en esto, es superior a muchos hombres de iglesias (¡y no digamos de sectas!) que se han arrogado sobre sus semejantes más derechos de los que el mismo Dios reivindica para Sí mismo. ¡Los servidores no son más grandes que el Maestro!

El profeta debe ser libre personalmente y no pertenecer en cuanto tal a ninguna institución.

El profeta anima, estimula y fustiga si es necesario, pero también consuela porque su resorte es el amor.

En realidad, el verdadero profeta es un «supporter»[1].

Algunos dicen que hay predicciones muy concretas en el Apocalipsis de Juan y que éste es esotérico.  Pero esto no tiene nada que ver con los oráculos de Nostradamus[2] porque la intención es totalmente distinta: Juan establece un puente entre los profetas del Antiguo Libro y el Cristo de la Vuelta del que vosotros y nosotros preparamos «el gran trono blanco» (Ap 20, 11).

En efecto, nosotros, los mensajeros crísticos, nos situamos exclusivamente en la perspectiva del Advenimiento de Cristo.

¿Qué diferencia hay entre Amós y un gran profeta de la Tierra o del Cielo de los siglos XX o XXI? Solo una: él prepara la Venida, ellos preparan la Vuelta, pero el lenguaje es el mismo, incluso en la actualidad: «¡Vosotros creéis alejar el día de la desgracia y hacéis que se acerque el reino de la violencia!» (Am 6,3). ¿Dónde está el tiempo?

Arnaud. Lee el resto de esta entrada »

Por distintos caminos, me han llegado noticias estos días sobre las apariciones de la Virgen en Medjugorje. Primero, a través de estas páginas de Arnaud. Luego, a través de una entrevista que hizo el P. René Laurentin a Vassula Ryden, autora de “La Verdadera Vida en Dios (VVeD), Encuentros con Jesús”, y que figura en el primero de sus 12 tomos que ya están publicados. A pesar de que el testimonio de Vassula parece auténtico, Laurentin concluye que, ante estas revelaciones privadas, uno es libre de creer o no creer en ellas. (Por cierto, si alguno deseáis estos tomos, decídnoslo, para que podamos hacer un mayor pedido con los descuentos previstos por EDIBESA)

Otro punto que me ha llamado la atención en estas páginas de Arnaud es lo que dice sobre el sufrimiento. «El sufrimiento es el lugar más elevado del amor». Quieras o no, te preguntas: ¿Por qué? ¿Ya estamos otra vez en el “dolorismo” del catolicismo? ¿Por qué ha de ser tan importante el sufrimiento para alcanzar el amor? Y uno se acuerda del amigo que les dice a sus hijos para mostrar el amor a su madre: «Lo que no hagamos nosotros, lo tiene que hacer vuestra madre» Y empieza a entender un poquito.

Pero lo que más le ayuda a entender es que, en la relación con Jesús, lo que uno hace “aquí y ahora” se convierte en demostración de amor a Jesús, si se une a aquellos sufrimiento de Jesús. Ve uno lo que dice François que hacen los místicos uniéndose a Cristo en sus sufrimientos y dice: «Aunque yo no me atreva a unirme a Cristo en el sufrimiento como estos místicos, sí puedo hacer al menos una cosa: “hacer un pacto con Él y no quejarme ante los sufrimientos que me vengan impuestos por la vida y mis relaciones con los demás, ¡pase lo que pase, firmaré un cheque en blanco!”» Esto supone cierta confianza en Él (“no me enviará más sufrimiento del que puedo soportar”) y cierto amor (“pase lo que pase, no me quejaré; lo recibiré todo como venido de Él y para unirme a Él”). Esta especie de pacto de amor me parece cosa generosa. ¡Ojalá pudiéramos algunos incorporarnos a un pacto así!

¡Buen día!

14/04/94

María, Reina de la Paz en Medjugorge

*********************************

arnaud04Hombres de poca fe, ¿por qué dudáis de las apariciones de Medjugorje?

¿No concuerda todo para que María, Reina de la Paz, intente aquí el todo por el todo?

Cuanto menos hagáis vosotros, más tiene que rezar ella.

Hombres de poca fe, ¿por qué no os lanzáis detrás de Aquella que os pide, por otra parte, que asumáis  pocos riesgos?¿Se habrá convertido la oración en peligrosa?

Dejad de haceros preguntas papara no tener que actuar. A nosotros nos toca preguntaros, a nosotros los santos del Cielo, vuestros amigos, vuestros parientes. Nosotros estamos al otro lado del hilo, pero, desgraciadamente, desde vuestro lado está la ausencia, el silencio; ¡hasta el punto de que algunos seres espirituales se preguntan si existís!

¿Por qué? ¿Por qué?

¡Que vosotros no nos creáis vivos, nosotros los hijos elevados y unidos a nuestros queridos padres, pase! Pero que dudéis de vuestra Madre del Cielo, de Ella que, con Cristo, ha alumbrado la Paz y la Esperanza, está unida constantemente a vosotros, ¡qué debilidad de vuestra fe!

Hombres de poca fe, ¿por qué dudáis de Ella y no de vosotros?

¿Por qué no quieren ver vuestros ojos el abismo que María os muestra?

¿Por qué sois vosotros los que lo profundizáis? ¡Responded, responded!

* * *

Hombre de poca fe, ¿a quién tienes que creer: al cura que te retiene, o a Medjugorje que te llama?  

El primero, ¿reza tanto y tan bien como este lugar privilegiado?

Hombre de poca fe, antes de negar, rechazar, criticar, ve por tanto a ver dónde pone María sus pies.

Hombre de poca fe, preguntón impenitente, ¿por qué no te haces niño humilde, peregrino orante y penitente?

«En María estoy», en Medjugorje.

Arnaud. Lee el resto de esta entrada »

Voy a contar una pequeña historia que me ha sucedido esta mañana (22/05/13). Intranscendente para muchos. Posiblemente aprovechable para alguno. Había terminado de traducir estas cartas que dictó Arnaud a su padre del 29/02/94 al 7/04/94. Me parecía que había ideas nuevas sobre la reconstrucción de la Iglesia, sobre la actualización de la Palabra y otros temas. ¿Comentarlas? A pesar de esto, he ido a andar…

Mientras andaba pensando en estas cartas, ha surgido en mí una especie de sentimiento que es la historia que quiero comentar. Me pregunto: ¿Qué es lo que cambia a una persona y al mundo? Algunos creen que son las ideas. Pero creo que no es así. Pueden hacernos descubrir un mundo nuevo pero el cambio viene de dentro, de muy adentro. En este caso, he de vaciarme, como los padres de Arnaud, de sus ideas sobre la Iglesia o sobre su misión como receptores de los mensajes de su hijo, etc., y dejar que me llene lo que me sea dictado…

Concreto. Yo era bastante “fan” de un equipo de fútbol. Cuando perdía, me llevaba un disgusto de miedo. Un día comprendí el porqué de estos disgustos: cuanto más “invertía” en ilusión, etc., más disgusto me llevaba si perdía. Disgusto, por otra parte, que no podía evitar porque yo no era el que jugaba. Y entonces, decidí “invertir” cada vez menos. Ya casi lo he conseguido, aunque no del todo. Ya no “invierto” casi nada y casi nada me preocupa.

Algo así me ocurría con uno de los grandes partidos políticos al que votaba. Sin darme cuenta, me había convertido también en un “fan” y me disgustaba si lo criticaban. Tenía tendencia a decir: “¡Pues mira que los otros!”. Un día me di cuenta de que ni “mi partido” ni el otro grande habían hecho nada, en el poder, para luchar contra los “paraísos fiscales”, contra los bancos de las “preferentes” y contra las “sicap”: desde entonces, he dejado de ser “fan” y solo aspiro a una cosa: librarme por dentro de ser “fan de un partido o de un equipo de fútbol”. ¡Allá ellos!…

¡Buen día!

29/02/94

LA IGLESIA A RECONSTRUIR

arnaud01Mis queridos de la Tierra,

¡Es más tarde de lo que creéis para el plan de la Iglesia! Son significativas las campanas mudas o tan discretas que ya no hacen rítmico el tiempo de los hombres.

¿Habéis prestado atención a este silencio? ¡Pero lejos de las nostalgias, éstas no han elevado nunca a las almas!

· Tenéis que prepararos para ello: el Papa desaparecerá. Muchos de vuestros antecesores vivieron en una Iglesia sin papa o con varios papas o también con pseudo-papas.[1]

Deseamos sin embargo que la sucesión se realice, sin embargo, pero de otra manera. Tal vez se le sustituya a este último por una autoridad colegial pre-ecuménica…

¿Por qué esta desaparición? Haceos esta pregunta: ¿En qué se ha convertido la piedra de las canteras de Judea: “sobre esta piedra…? (Mt. 16, 18).

Pero a falta de ésta, la piedra compuesta ¿no podría reconstruir la Iglesia?

Hombres hieráticos prefigurarán entonces el cortejo celeste futuro de los veinticuatro ancianos del Apocalipsis, porque todo habrá que recuperarlo desde la base. Vosotros ya no estaréis para salvar los muebles, solo las fundaciones se habrán mantenido y se mantendrán.

· ¿Cómo habréis llegado a esto? La comprensión de Dios se ha marchitado en la teología, las aguas vivas de la fe se han perdido en la arena del materialismo y el amor se ha desperdigado a los cuatro vientos de las seducciones artificiales.

Los cristianos siguen sin comprender que todo va muy deprisa, también para ellos. Y el cambio aún se va a acelerar arrastrado por el progreso: instantaneidad de la información rompiendo la reflexión y quebrando la meditación, robotización generalizada llevando consigo la reducción del trabajo, generando ella misma ociosidad.

Añadid a esto la re-estratificación de las sociedades y la usurpación de los poderes mundiales por algunas minorías, únicas que distribuirán la subsistencia.

¿Cómo buscará también el hombre nuevas expresiones para su corazón y su alma? creerá encontrarlas en esos mismos poderes si vosotros los cristianos no se los ofrecéis, desde una comunidad libre respecto a estos.*

Solo la renovación de expresión de la fe salvará esta parte del Cuerpo de Cristo cuya carne y sangre sois vosotros en la superficie de la Tierra. Lee el resto de esta entrada »

No tengo ninguna duda de que, como me dijo Nicole, su madre, en la consulta que le hice el pasado 3 de mayo, Arnaud es un portavoz sin concesiones de la Palabra. Su fidelidad se manifiesta en todas las “cartas” que les dirige a sus padres. ¡Qué duda cabe de que el mensaje evangélico resplandece cuando, por ejemplo, dice: “Dios es el que nos salva y no el que nos condena”; “hay tres testigos: el Espíritu, el agua y la sangre”. Sería fantástico que alguien tratase de descubrir los rasgos evangélicos en Arnuad.

En algunos mensajes, sin embargo, personalmente me resulta difícil comprender. Por ejemplo, en torno a la reencarnación. Él se confiesa seguidor de Pierre; sin embargo no admite algo que para Pierre es claro en el primero de sus siete tomos: «Si, claro, la reencarnación existe», le dice a su madre el 17 de agosto de 1918. Luego, vuelve a reafirmarla en varias páginas del primer tomo, aunque en los demás tomos deja de insistir. Tengo que confesar que no veo nada claro este tema en los mensajes del Otro lado. Unos, como Pierre o la hermana Concha, la admiten; otros, como Arnaud, la niegan. He llegado a la conclusión de que, mientras no lo vea más claro, debo abstenerme de afirmarla o negarla. Nada más.

Creo, no obstante, que lo principal de los mensajes del Más allá está en otra parte. En esto que hoy se envía hay varias cosas de Arnaud que parecen mucho más importantes que admitir o no la reencarnación. Por ejemplo, lo que dice sobre el verdadero profetismo, sobre la guerra espiritual, sobre dar un vaso de agua fresca, sobre el ritual del paso

¡Buen día!

24/12/93

MUERTE DEL CUERPO Y DEL ALMA (continuación)
LOS MISTERIOS DIVINOS

arnaud04Mi papá está un tanto confundido por mi último mensaje, vuelvo a él, continúo y me reafirmo: ¡Dios es el que nos salva, y no el que nos condena!

¡Dios no lanza a los hombres al infierno para que luego vaya allí Jesús a buscarlos! Creerlo, sería no comprender la armonía perfecta entre el Padre y el Hijo: «El Hijo no puede hacer nada por su cuenta, sino lo que ve hacer al Padre…» (Jn. 5, 19). ¡Dios tiene el poder de apartaros del infierno, lo que es completamente distinto y preferible a precipitaros en él!

¡El que puede arrojaros a la gehena, es un hombre y sois vosotros mismos! El pasaje evangélico a que se refiere mi mensaje[1] es un resumen apocalíptico, un apocalipsis individual en el que en definitiva Dios solo puede salvarnos a cada uno porque «El puede incluso contar todos nuestros cabellos.» (Lc. 12, 7).

Algunos dirán que hay sin embargo en la Biblia pasajes oscuros, incluso incomprensibles y que es mejor mantenerse prudentes en la interpretación. ¿Comprenden el mensaje de Amor de Dios, exclusivamente de Amor?

Es verdad que el misterio se sitúa con frecuencia entre líneas, tanto porque Dios no puede poner un vigilante al pie de cada letra, como porque existe efectivamente misterio divino. Por tanto, ¿nos salvará Dios a todos hasta el final de los Tiempos, incluso a los rebeldes y a los recalcitrantes? ¡Misterio absoluto!

Pero los misterios de Dios son solo los límites de vuestra comprensión y de nuestro progreso.

Santán pretendió precipitar a Dios en su caída. ¡Cuántos misterios en esta caída de Satán, en sus razones, en sus consecuencias!

En cuanto a la gratuidad y la irracionalidad del Sacrificio Crístico, es un misterio que para vosotros es incomprensible si razonáis según el «mundo»*. Es un misterio relativo.

Podría desgranaros así muchos misterios pero, cuando descubráis los sublimes y radiantes días siguientes a la muerte mostrándose en el camino trazado por Jesús, entonces entraréis en el Misterio de Dios.

Arnaud, estrella como todos los vuestros. Lee el resto de esta entrada »

Aquí se dicen cosas que no solo no están en contradicción con la Escritura, sino que amplían informaciones que en ésta se sugieren. Por ejemplo, por qué se sienten algunos espíritus «atraídos por el pasado», qué son los «Elohim» de la Biblia, cómo debe ser la «evangelización futura», qué son los «combates celestes», qué  significa «el sufrimiento» en el camino de Dios, qué es «la Paz del diablo».

Lo que más me ha llamado la atención es lo que dice sobre la «evangelización futura». Este año se celebra en la Iglesia católica el año de la fe. Arnaud dice algo que a alguno le va a escandalizar: La evangelización de los años futuros será «subversiva», es decir, destruirá el fariseísmo, la intolerancia y el sectarismo establecido. El que sienta que esto le escandaliza, lea, por favor los capítulos 5, 6 y 7 de Mateo. ¿No era subversiva la “evangelización” de Jesús frente al statu quo de los judíos?

Uno vuelve al ahora y piensa: ¿por qué suscita el Papa Francisco tantas esperanzas?”¡ ¿No será que la buena gente está harta de tanto fariseísmo, de tanta intolerancia y de tanto sectarismo como ve en algunos cristianos? ¿No será que no traga con lo que determinadas jerarquías eclesiásticas consideran “orden establecido” inmutable? Viene este Papa, dice que le gustaría una Iglesia pobre, lava los pies a unos pobres y apenas ha podido hacer más… ¡Pero algunos, al parecer, ya están con la escopeta cargada!

¿Cuándo entenderemos los que creemos en Jesús que Él «hace nuevas todas las cosas» (Apoc. 21, 5), como lo dejó claro en su discurso programático de Mt. 5-7? ¿Por qué tanto inmovilismo?…

¡Buen día!

9/11/93

LA ATRACCIÓN DEL PASADO

arnaud04Mamina, Papá queridos,

Los seres espirituales pueden contaros cualquier cosa, pues relacionan todo con su paso por la tierra.

El mejor médium del mundo, el vidente más extraordinario, os transmitirán por esto, abrumados en revelaciones tan extrañas como exactas, errores, desprecios y toscas mentiras.

Estos herederos de sus placeres carnales, estos prisioneros de su egoísmo, se encierran en seducciones egocéntricas de su propia historia, Lo peor se lleva a cabo con los personajes públicos, doblemente prisioneros: de su historia y de la Historia. Algunos no dejan de referirse a sí mismos, y si, además, vienen a sumarse a sus «revelaciones»* imágenes remanentes de su pasado, la confusión es total: con su cooperación, construís las prisiones espirituales de la Historia y veneráis héroes de escayola en los nichos artificiales del pasado.

Pero desconfiad porque cada uno de vosotros puede estar sometido en esto a su nivel y todo historiador y biógrafo puede caer en la trampa.

Por el contrario, observad a los santos que os han dejado: ¿se manifiesta a médiums el Cura de Ars? ¿trata Juana de Arco de justificar sus fracasos o de alabar sus méritos? ¡Ninguna vanidad en ellos, pues solo miran hacia Arriba, cada vez más arriba!

En la medida en que vuestra vida terrestre haya sido una historia espiritual, menos atracción sentirá por el pasado, sobre todo si el amor la ha enriquecido y el sufrimiento la ha traspasado.

Preparad vuestra vejez para no hablar de vosotros, salid de la órbita de vosotros mismos y gravitad en torno a Cristo.

¡Me apena tener que hablar aún de mí por necesidad! Por favor, no me preguntéis por vuestras pequeñas preocupaciones diarias y tampoco a otros distintos de mí: estamos tan cercanos y tan unidos que debéis permanecer discretos.

Nuestra zona común es un santuario, respetad su misterio porque, si no hubiera Misterio, no estaría ni lo Infinito ni Dios al final de la Luz.

Vuestro Arnaud Lee el resto de esta entrada »

Me encuentro incómodo entre muchos cristianos, hermanos míos en la fe. Eso me está haciendo mirar hacia dentro de mí mismo y tengo miedo a perderme en cierto solipsismo. Admito, por ejemplo, cosas que aquí defiende Arnaud: que los animales siguen viviendo más allá de la muerte; que la resurrección es inmediata, no solo «al final de los tiempos»; que lo que busca el hombre es amor, es Dios, por encima de todos los ritos; que la Iglesia terrestre es el antiguo Israel, que repite la historia del “hijo envidioso”; que cuando nuestra vida terrestre acabe en la discreción, renacerá en «lo sobrenatural invisible»…

Pero no soy ingenuo. Sé que algunas de estas cosas no las admiten muchos cristianos. Sé que algunos se escandalizan y se van cuando me ven tomar partido por los que creo más desfavorecidos. Sé que para algunos es más importante, en caso de conflicto, seguir las directrices de cierta jerarquía de la Iglesia que no tienen en cuenta a los más pobres, que seguir la voz del espíritu que nos habla a través de la propia conciencia.

Soy consciente de esto y por eso pido a los que me sigan que sean críticos conmigo y que no admitan lo que yo diga que vaya contra su propia conciencia. Estoy convencido de que, para ser adultos en la fe, cosa a la que todos debemos aspirar, hay momentos en que se plantean conflictos que cada uno debemos resolver siendo fieles a lo que Arnaud llama «lo sobrenatural invisible».

¡Buen día!

30/09/93

LOS VIEJOS ANIMALES

arnaud01Mamina,

Veo a Sócrates[1] como un perro muy joven. Como los viejos se convierten en niños, los animales vuelven a hacerse pequeño; esto prepara su metamorfosis.

Yo acogeré a nuestro compañero[2]. Nada es imposible a nuestro amor.

Arnaud

30/09/93

LA DOCILIDAD AL ESPÍRITU SANTO

 Queridos míos,

¡Qué orgullo en los hombres de vuestro tiempo que no quieren invocar ni a Dios ni a Cristo mientras se consideran religiosos! Estos cantores de la libertad deberían desconfiar de sus libertades que reprimen lo espiritual.

Si se os reprocha vuestra adhesión personal a la Iglesia católica, tanto mejor, eso será la prueba de vuestra humildad, sobre todo si por otra parte os critican en el interior de ésta…

Queridos míos, sed dóciles, como nosotros. La docilidad respecto al Espíritu Santo es como la obediencia a las autoridades terrestres, incluidas las Iglesias, pero la diferencia de plano hace que ella se distinga mucho sin embargo:  ella no razona ni refunfuña, no encadena nunca la libertad individual, distinguiendo el Bien por intuición y perfumando con su dulzura todo el comportamiento del ser, en el sentido propio como en el figurado, hasta el punto de estar en el origen de fragancias[3] entre vosotros y nosotros…

La docilidad al Espíritu Santo no se manifiesta más en la soledad egoísta que en el individualismo; muy al contrario, se complace entre los hombres donde es coronada de señales porque docilidad y señales van juntas. Esta docilidad es ciertamente el principio más fuerte de la fe, porque él condiciona a todos los demás: amor, tolerancia, paciencia, constancia etc., puesto que es vuestro gobierno por el Espíritu.

El Evangelio de Lucas lo ilustra perfectamente con sus ángeles atentos guiando a María, Isabel, después a los pastores, todos dóciles, mientras el ritualista y demasiado razonable Zacarías se había había resistido… En cuanto a los reyes Magos, no van a la zaga: una estrella abre su camino, un sueño lo recrea  y su docilidad a las órdenes del Cielo contrasta vivamente con su desobediencia inteligente a Herodes.

Queridos míos, amados míos, os abrazo en la dulzura de los Cielos.

Arnaud Lee el resto de esta entrada »

arnaud02Paráclito: La palabra paráclito (del griego paracletos, abogado) es la transcripción, en español, del nombre dado en griego por San Juan a Cristo y al Espíritu Santo (jn. 14, 16, 26; 16, 7). ¿Qué quiere decir? No lo sabemos con exactitud. En grigo, la palabra deriva de un verbo que quiere decir pedir, orar, consolar, animar, exhortar, defender, y puede designar al que pide, ora, consuela, anima, exhorta, defiende.

Entre los judíos de la Diáspora, se llamaba Paráclito al hombre que estaba al lado del lector de la Biblia para traducir ésta del hebreo a la lengua de los que escuchaban. Es posible que aquí tengamos la imagen a la que Juan quería hacer alusión. Cristo expresa, «traduce», la voluntad del Padre, y el Espíritu «permite» acceder a toda la verdad, porque él no hablará de su propio jefe, sino que dirá lo que oiga (…), «recibirá lo que es de Cristo y os lo comunicará» (Jn 16, 13-14). (Theo, La Procure Terra entière, Paris.)

Ahora fijémonos en lo que hace el Espíritu a través de Jesús. Él lo lleva a tratar a su Padre con un cariño inmenso: “Abba = Papá”. Él le lleva a identificarse con los que sufren prisión, hambre, sed, enfermedad… ¡Pero me temo que repetir esto ya no nos diga nada! ¡Lo hemos oído tantas veces! Por eso, lo mejor tal vez es tratar de descubrir despacio, puntualmente, la segunda presencia de Jesús entre nosotros. Esta es la cualidad crística del Espíritu, dice Arnaud.

¡Buen día!

10/09/93

 EL ESPÍRITU PARÁCLITO[1]

Papá, Mamina,

En la oración, saludáis al Padre: «Padre nuestro», pero es al Hijo a quien debéis encontrar, como en el Icono o en la Eucaristía. Luego, terminada la oración, el Espíritu asumirá la continuación, el Espíritu inseparable de Jesucristo: «El Paráclito, el Espíritu Santo que el Padre enviará en mi nombre, os enseñará todas las cosas y os recordará todo lo que yo os he dicho.» (Jn. 14, 26).

¿Por qué esta palabra Paráclito? ¿Es necesario doble uso? ¡No, en absoluto! Paráclito, es aquí la segunda presencia de Jesús entre vosotros, es la cualidad crística del Espíritu.

Cuando me vaya, «os lo enviaré» (Jn 16, 7)[2]  nos prometió Cristo hablando de él. Pero era necesario en primer lugar que Jesús viniera a enseñarnos con boca de hombre y se fuera luego dejándonos el Espíritu.

Imaginad ahora que Jesús no hubiera vuelto a irse y hubiera sido inmortal en la tierra, ¿qué habría sucedido? Nosotros mortales y no ÉL*. María sin sufrimiento, el buen ladrón no rescatado, Tomás no convencido, Pablo continuaría siendo judío, Mateo, Marcos y Lucas mudos, Juan sin hablarnos del Amor ni del Espíritu, etc., dejo que siga vuestra imaginación…

Jesús se va porque era necesario en un momento dado quitar su rodrigón al árbol para que adquiera fuerza por sí mismo, encuentre su forma y eche raíces: El se va para que nosotros conservásemos Su Palabra, y gozásemos de nuestra libertad espiritual, ayudados solamente por «el Espíritu paráclito»*, que hace de nosotros espíritus no asistidos, sino guiados.

Dios es grandioso, Él crea el Universo y con el Espíritu, Él es Perfecto hasta en la utilidad y la humildad hacia nosotros.

«El Espíritu paráclito», ese vigilante sin dormir nos repite incansablemente que somos amados y que seremos salvados porque Cristo, un día, vino entre nosotros.

Arnaud. Lee el resto de esta entrada »

noviembre 2017
L M X J V S D
« Ago    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Archivo de entradas

EStadistica del blog

  • 131,753 hits