You are currently browsing the category archive for the ‘Cuestionarios’ category.

Durante este verano, puedes leer, si te parece, el siguiente libro: 

Siete pasos hacia la ETERNIDAD, la verdadera historia del viaje  de un joven a la otra vida. Autor: Stephen Turoff. Editorial: palmyra. Madrid, 2006.

Cuesta aproximadamente unos 17 € y se lee con gran facilidad.

El objetivo de esta lectura es comenzar a descubrir la Vida del Más allá. No olvidemos que somos, ante todo, un grupo de buscadores, de exploradores, que no damos por hecho, en absoluto, que ya todo esté descubierto y sabido en este tema.

 Y de lo que nos dicen quienes lo visitaron, así también queremos ir descubriendo, el próximo curso 2007-08, cómo es ese “continente” que conocemos con el nombre de Más allá:

¿Qué “naciones” o “territorios” incluye? ¿Cómo viven en cada una de ellos? ¿Qué tipo de “vacunas”, “visados”, etc. se exigen para entrar en ellos?…¡Y lo queremos saber de primera mano!

¿Qué cuentan los que pasaron “Allá”?¿Qué les llamó la atención? ¿Qué les habría gustado llevar? ¿Qué encontraron superfluo? ¿Cómo les habría gustado prepararse?

Para comenzar, os propongo algo concreto: adentrarnos en la trayectoria de un chaval de 20 años, que murió en 1916, Primera Guerra Mundial, y que, durante dos años, le comunicó sus experiencias al autor-médium de este libro: Stephen Turoff, Reino Unido.

Curiosamente, vamos conociendo distintas descripciones y experiencias del Más allá contadas por distintos soldados muertos en la Primera Gran Guerra: Pierre Monnier, francés; Sigwart, alemán; Dowding y James, ingleses. Estos jóvenes nos describen un Más allá radiante, pero no todo el Más allá es así, según nos dicen otros…

En este primer paso, os propongo descubrir en la descripción de  James algunas características del Más Allá. Lee el libro, cuando veas un detalle, una característica que él encuentra, anótala brevemente indicando también la página en que la has encontrado.

Por ejemplo, “descubre siete planos y siete niveles” p. 36b  [la letra que sigue a la página indica en qué parte de la página se encuentra la cita]. Tómate tiempo para responder… 

1.- Describe tres características que, a tu juicio, le resultan relevantes a James, cuando llega al Más allá [si lo deseas, puedes fijarte también en Pierre, en Sigwart o en otro]:    

2.- ¿Qué coincidencias encuentras entre esas características y la descripción que nos daban en el Catecismo o en la Teología, de la religión Católica o de otra?    

3.- ¿Cómo te parece que se puede aplicar a nuestra vida Aquí esas características que ellos descubren Allá?

Anuncios

El último Cuestionario 9/2006-07 sólo incluía una pregunta: ¿Qué tema o temas te gustaría que tratáramos en el grupo «Aquí-Allá» el próximo curso 2007-08?

Permitidme agradecer de corazón a los que participan respondiendo a los Cuestionarios. Gracias, de verdad.   

Lee el resto de esta entrada »

Al final de su intervención en la última reunión, nos proponía Esther reflexionar sobre el tema del sufrimiento. Ella misma proponía analizarlo y debatirlo desde una doble perspectiva muy cercana, muy vital. Aquí no se trata de meras teorías. Es algo mucho más cercano. Las dos preguntas que Esther nos planteaba, nos las podemos hacer o bien personalmente o bien de una manera general:

Lee el resto de esta entrada »

CUESTIONARIO 9/2006-07 El pasado miércoles, día 16, nos reunimos varios amigos a tomar una cervecita y a reflexionar un poco sobre el próximo curso 2007-08. Como nos animaba el mismo deseo de seguir adelante y de buscar lo mejor para la maduración de cada uno y del grupo, llegamos a algunas conclusiones que comparto con todos:En primer lugar, se constató la necesidad de una mayor participación de quienes deseen tomar parte activa en las reuniones y en la vida del grupo. Para ello, se apuntaron algunas ideas de interés:

1) Cambiar un poco, al menos de vez en cuando, la propia configuración “geográfica” del grupo. La tarima, por ejemplo, aleja a unos de otros; se apuntó a la posibilidad de variar y de hacer las reuniones al mismo nivel físico: poner las sillas en corro para facilitar la comunicación “entre iguales”.

2)  Buscar el mayor protagonismo de los que asistan a las reuniones. Para ello, se apuntaron algunas ideas como: Distribución de tareas, proponer la lectura de algún libro interesante para la siguiente reunión y dedicar luego ésta a comentar, no las ideas que se hayan leído, sino la impresión, la repercusión que éstas tengan en cada uno. Alguien comentó que, para esto, hace falta que uno quiera ser miembro activo, es decir, no conformarse con recibir pasivamente, sino pasar a ser miembros activos. ¡Este es siempre el problema!Ampliar los momentos de relajación y de meditación. Al principio de las reuniones, dedicar más tiempo a la relajación y a tomar contacto con el mundo del más allá.

3) Temas. Dar la oportunidad a todos para sugerir aquellos temas que les parezcan interesantes para las tareas a que antes se aludía. Esta idea pareció a todos de gran interés por cuanto podía suponer un verdadero protagonismo de todos. Se insistió en que los “temas” no sean puramente intelectuales, sino que nacieran de la vida de cada uno. Es decir, no se trata de poner temas de gran interés filosófico, teológico o científico, sino de algo que a ti te parezca de interés, aunque a los demás no les signifique nada. En este sentido, un tema es de interés si afecta a lo vital, lo esencial, lo más hondo para uno. No se trata por supuesto de especular, y menos de juzgar las propuestas de los demás; se trata de responder a intereses que sean importantes para uno, aunque a los demás, en ese momento, no les diga nada. En este sentido, todos los temas pueden ser buenos.

4) Reuniones. Se habló de la posibilidad de seguir teniendo conferencias que puedan resultarnos interesantes a todos. En el caso de tener una conferencia, dedicar la reunión siguiente a reflexionar sobre ella. En este caso, la reunión sería a los quince días sin esperar a que pasase el mes.Todo depende de la reacción de los participantes en el grupo. Como sabéis, hemos evitado y seguiremos evitando convertirnos en una asociación o algo parecido. Queremos seguir siendo un grupo de amigos que reflexionan sobre temas que les parecen de interés y que tratan de llevar consuelo y amistad a personas que han perdido un ser querido.

Para la reunión (¡última del curso!) del 2º martes de junio, sólo reflexionaremos sobre una pregunta. Por favor, no te quedes al margen como una silla, participa. Si quieres que el grupo sea vivo, apórtale tu vida. No esperes sólo recibir, da, sé vida. Comienza respondiendo a esta única pregunta. ¡Pero desde tu propio yo, sin copiar de nadie!

¿Qué tema o temas te gustaría que tratáramos en el grupo “Aquí-Allá” el próximo curso?

Al final de su intervención en la última reunión, nos proponía Esther reflexionar sobre el tema del sufrimiento. Ella misma proponía analizarlo y debatirlo desde una doble perspectiva muy cercana, muy vital. Aquí no se trata de meras teorías. Es algo mucho más cercano. Las dos preguntas que Esther nos planteaba, nos las podemos hacer o bien personalmente o bien de una manera general: 

 

1.       ¿Por qué se sufre o por qué sufres, cuando sufres? 

 

2.       ¿Por quién se sufre o por quién sufres? 

En el Cuestionario 7/2006-07, se preguntaban tres cosas: Qué meta proponernos para el próximo curso, con qué medios conseguir esa meta y qué ayudas pedir. Respuestas:Elías, Oviedo.Vivir resucitando: Vivir transcendiendo la inconsciencia y el Ego.Hay, a mi juicio, una triple inconsciencia que urge trascender:1ª Inconsciencia de nuestra identidad profunda. ¿Cuál es nuestra verdadera y permanente identidad humana? Limitamos, al sur, con la Especia Animal. Limitamos al norte con Dios. ¿Qué tenemos de Animalidad y Divinidad? ¿Separa la muerte corporal definitivamente nuestra condición, nuestra naturaleza animal, de nuestra Naturaleza Divina?* ¿Consistió el pecado original humano en una pérdida de consciencia y memoria de nuestra naturaleza esencialmente espiritual, divina, inmortal, infinita y eternamente perfectible? ¿Consiste el pecado original de la Iglesia Jerárquica en repetirnos obsesivamente que somos pecadores e indignos de Dios; que somos polvo y ceniza; que somos mortales y perecederos? ¿Consiste el pecado original de la Iglesia en su incapacidad para ayudarnos a crecer en la conciencia de unidad e identidad con Dios, como crecía la consciencia de Jesús? ¿Somos menos hijos de Dios que Jesús? ¿Somos sólo menos conscientes que El de nuestra filiación divina?* Para la consciencia de Jesús, Dios era tanto como su Padre, como nuestro Padre. La diferencia de unidad e identidad con Dios, es sólo una diferencia de grado. Lo mismo que un niño tiene la misma naturaleza humana que su padre, pero está menos evolucionado que él, menos autorrealizado, como persona.2ª Inconsciencia de nuestra colonización mental.Estamos mentalmente condicionados por mil prejuicios ideológicos; por mil convencionalismos sociales; por mil mitos y creencias infantiles y supersticiones. Necesitamos des-identificarnos, desprogramarnos mentalmente, para ser nosotros mismos, para dejar de ser la Voz de su Amo».3ª Inconsciencia del sentido último de la vida, de la muerte, del más allá.A través del dolor y del placer; a través de la muerte y la resurrección, nuestro último destino es siempre el mismo: despertar interiormente, evolucionar mental y espiritualmente; perfeccionar nuestra unidad e identidad con Dios; alcanzar niveles de perfección y felicidad cada vez más altas.* Hay, a mi juicio, un triple Ego, que urge trascender:1º] El Ego corporal. No me identifico con mi yo corporal. Soy mucho más que mis sensaciones y mis necesidades corporales.2º] El Ego social. Soy mucho más que mi oficio y mi profesión social. Soy mucho más que mi pertenencia a una clase social, a un grupo religioso, político, étnico, nacional.3º] El Ego racional.  Soy mucho más que una  caña pensante y que un animal racional (Aristóteles); soy una misteriosa capacidad intuitiva y creadora. Soy una misteriosa sensibilidad ética. Soy una misteriosa capacidad transnacional, una misteriosa apertura espiritual a lo Trascendente, a los Absoluto, Eterno, Infinito; a lo que está más allá de todo conocimiento sensorial, filosófico y científico.       [Oviedo, 22-03.2007]Salvador, Málaga. Agrupo las tres preguntas en una sola respuesta: Creo que el grupo va bien. Es como un círculo de estudio y meditación sobre el más allá y nuestra futura Morada. La  meta es ir avanzando lentamente en el conocimiento de estos temas vitales, a través de diversos medios:1] La trans-comunicación con nuestros hermanos de la otra orilla: se va progresando en este campo.2] Los libros publicados, que recogen las experiencias de otros investigadores, o las revelaciones del más allá, como por ejemplo, las Cartas de Pierre.3] Las conferencias, esta última del físico y sacerdote José Vera, sobre un tema tan polémico como las relaciones entre Ciencia y Religión, una conferencia soberbia.En suma, que el grupo va por buen camino, y en cuanto a la “tormenta de ideas” o “ideas locas”, a veces son muy cerradas; esto se ve más de una vez en la historia de las ciencias.Las personas competentes, con su sabiduría y su veteranía en estas cuestiones, podrían aconsejarnos sobre nuevos enfoques, sobre si procede alguna rectificación en nuestros métodos, una cierta renovación que podría ser positiva. Las consideraciones de Álvaro, de Gandía, rigurosamente ciertas en lo que nos cuenta sobre la divina misericordia, punto este en que, por mucho que queramos profundizar, siempre nos quedamos cortísimos, afortunadamente para nosotros. Este escrito de Álvaro está hecho con sinceridad, con fe y con buenos fundamentos, y lo explica con claridad.  

[En la próxima reunión del día 10 de abril (2º martes de me), reflexionaremos sobre el anterior Cuestionario 6/2006-07. Si nos queda tiempo, hablaremos también de esa posible reunión a final de curso para pensar sobre el futuro del grupo «Aquí-Allá». Propón ideas, aunque te parezcan “locas”] 

1ª Pregunta.- A tu juicio, ¿Qué meta debe proponerse el grupo «Aquí-Allá» para el próximo curso 2007-08? 

2ª Pregunta.  ¿Qué medios te parecen más adecuados para conseguir la anterior meta?  

 

3ª Pregunta.  ¿Qué ayudas podemos pedir a personas competentes para conseguir la meta? 

 

 

Pregunta 1. ¿Qué sentimientos y recuerdos suscita en ti este verso de esa canción hermosa que todos conocemos: «Algo se muere en el alma cuando un amigo se va»?♣ Salvador, Málaga. Con profunda tristeza, recordamos aquellos días terribles del tránsito de nuestros seres queridos más cercanos, aunque el tiempo, gran sanador, va cicatrizando las heridas, dolorosísimas, que se hicieron en nuestra alma. Pregunta 2.  La muerte de un ser querido nos pone ante una crisis [=momento decisivo] existencial: «ser o no ser». Cuéntanos algún caso que conozcas en que la muerte de un ser querido haya sido “crítico” para ti u otros…♣ Salvador, Málaga. Casos próximos, no sé de ninguno, sí referencias vagas de hechos que conozco harto someramente, tanto en el aspecto positivo como en el negativo.♣ Finuca, Madrid.  [No sabes lo que te agradezco, en nombre del grupo, el que nos hagas partícipes de tus experiencias tan profundas. Alfredo]2) En este caso concreto he sido yo la que he pasado por momentos que me han hecho sufrir mucho. Hemos sido tres hermanas que nos hemos querido con verdadera pasión. Tuvimos unos padres maravillosos que nos hicieron comprender enseguida, o más bien distinguir, lo bueno de lo malo. Murió mi padre con 70 años y aquello me pareció normal, teniendo en cuenta que yo era muy joven; no por eso dejé de sentirlo, pero nunca se me pasó por la cabeza que mis hermanas, más jóvenes que yo, se me podían marchar, lo mismo que me pasó con mi marido. La primera muerte fue la de Sarín con 50 años. En este caso, fue decisivo para “mal”. Después de que en Valdecilla nos la desahuciaran se nos ocurrió llevarla a un curandero que estaba en un pueblo de la provincia de Zamora, que en Santander era muy famoso, siempre con el beneplácito de ella, que siempre le gustó la medicina naturista. Tendríais que haber visto las personas que allá estaban, médicos, sacerdotes, enfermeras, etc. Este hombre daba un vaso de agua con hierbas, que no sé si estaba a 1 ó 0’5 pesetas.Paso por alto muchos detalles porque, si no, sería un testamento y así es, simplemente, un “rollo”. Mi hermana murió estando yo con ella, como una “santuca”, pero me tocó llevarla en un coche particular que nos puso el señor del hotel, hasta Torrelavega, y yo la llevé muerta en mis brazos en el trayecto. Caí en una depresión considerable; tenía rabia, me decía a mí misma que aquello era injusto, un fin que fue un calvario. Aquello me hizo flaquear en mi fe. Tras verme un psiquiatra, aquello duró un tiempo.Cuando murió mi marido, que estuvo enfermo tres años, y mi segunda hermana, la pequeña, a la que yo sacaba 10 años, todo, gracias a Dios, fue diferente. En mi sufrimiento yo sentía y siento una gran paz; allí fue Jesús y sigue siendo; me considero ahora más justa, más valiente, más solidaria y con más amor que ofrecer.Vosotros todos, el Vuelo de la Mariposa de José Luís, me habéis servido de mucho. Gracias por vuestra paciencia y también por vuestro amor. 

Pregunta 3. Los apóstoles pasaron por una verdadera crisis: muerte de un ser muy querido: Jesús. Y encima, una muerte ignominiosa. ¿Qué etapas destacarías en la elaboración del duelo por Jesús en los apóstoles?Elías, Oviedo.  [Elías nos plantea muchos interrogantes de gran interés. La sinceridad que respiran estas reflexiones de nuestro amigo Elías son muy de agradecer, en medio de este mundo de “mediocres” y “copiones”]MUERTE DE JESÚS Y MI MUERTE: EL POR QUÉ Y EL PARA QUÉMás que la muerte cruel y salvaje, me interesan los motivos reales de la muerte de Jesús. ¿Por qué murió tan joven y crucificado? ¿Por qué no murió como suelen morir los Papas: ancianos; en la cama; rodeados de los mejores especialistas en salud?¿Exigió Dios esa muerte prematura e ignominiosa de un hombre inocente, bondadoso y santo? ¿No hubiera sido más propio del Amor infinito de Dios, el perdón generoso, incondicional y absoluto, de todos los errores y debilidades humanas? La muerte vicaria de Cristo, la encuentro totalmente incompatible con mi fe en un Dios justo y misericordioso. ¿Motivaron los sumos sacerdotes judíos la crucifixión de Jesús? ¿Qué idea debo hacerme del Sacerdocio como Institución divina? ¿Motivó el propio Cristo su propia muerte? ¿Cómo? ¿Por su error en la elección de Judas? ¿Por su violencia con los mercaderes del templo? ¿Por su incumplimiento de preceptos divinos, como el descanso del sábado? ¿Por su mesianismo aparentemente político, al presentarse como descendiente del gran Rey judío David? ¿Por qué un Salvador espiritual y universal tiene que estar vinculado a un jefe político local? ¿A un monarca nacional? ¿Para qué murió Jesús? ¿Qué significa estar salvados y resucitados, en esperanza? En las homilías funerarias me siento frustrado e indignado, al oír a obispos y sacerdotes decir que Jesús es la Resurrección y la Vida; que resucitaremos todos con los mismos cuerpos y almas que ahora tenemos, pero ¡al final de los tiempos! ¿Quién puede sentirse motivado por una esperanza que puede tardar millones de años en verse realizada?Yo comparto las palabras de Jesús al buen ladrón, desde la cruz: «Hoy estarás conmigo en el Paraíso» Hoy. No al final de los tiempos. En el Paraíso; en otra dimensión de la vida humana; en otro nivel evolutivo; en cuerpo espiritual e inmortal (I Cor. 15, 44-50)Cada día veo más mi muerte así:1º] Con los mismos ojos y esperanza, con que el agricultor ve el “entierro” del grano de maíz. Si no pasa por la putrefacción de la muerte, no se transformará en los 500 gramos de maíz, que tiene una mazorca. La experiencia de la muerte multiplica la vida.2º] Con los mismos ojos y esperanza con que una madre ve el nacimiento de su hijo. Si el feto no abandona el útero materno, no podrá seguir creciendo y desplegando sus potencialidades humanas. Ningún feto será nunca médico, abogado, arquitecto, dentro de la placenta materna.3º] Con los mismos ojos con que el astrónomo ve la luz de las estrellas. La luz sobrevive miles de millones de años, a la desaparición del cuerpo estelar, donde nació. Los fotones, la esencia de la luz, son eternos e indestructibles. El alma, la consciencia, nuestra identidad humana más profunda es espiritual y eterna.Esta es mi visión de la muerte y del más allá.♣ Salvador, Málaga. Una primera etapa dolorosa. Amaban apasionadamente al Señor, y su muerte, inesperada para ellos pese a las profecías de Jesús, les sumió en una gran aflicción.La segunda etapa, el miedo, un gran miedo a los judíos y a sus reacciones violentas, que hacía que se refugiaran en el Cenáculo, aterrorizados.Y una tercera etapa: no entendían la resurrección, no la comprendían y estaban convencidos de la muerte biológica, de la muerte definitiva de Jesucristo; por eso, cuando las santas mujeres les anuncian la resurrección del Señor, no las creen en absoluto y consideran sus palabras como auténticos disparates, hasta que Jesús se aparece a ellos y les reprende su incredulidad, su falta de fe.La fe es una virtud teologal básica; sobre ella, se asientan la esperanza y la caridad, sin fe no hay religión, y la falta de fe se da mucho en nuestro tiempo Pregunta 4. ¿Qué se considera, en tu ambiente, modo «realista» de elaborar el duelo por un ser querido?♣ Salvador, Málaga. Acompañar al difunto en el tanatorio, recordarle; si sus deudos son cristianos, orar por su eterno descanso. El responso que, para muchas familias, es la única manifestación religiosa. El funeral que, hoy en día, para gran parte de los asistentes, tiene más de un relevante acto social, que de ceremonia religiosa.Para los creyentes, nos queda el encargo de misas, la oración, las obras de misericordia, y algo que está hoy en desuso, en gran parte por ignorancia y que tiene gran importancia: las indulgencias plenarias a nuestros difuntos, con las que se les puede hacer un gran bien.Me impresionó el Anexo 5: Los hijos que parten con la aurora. Es tremendo, muy conmovedor, lo leí con respeto y compasión; por desgracia, casos así se conocen no pocos. Ya es un gran consuelo el saber que esta separación es temporal. Ellos nos esperan en la otra orilla. Que Dios les bendiga a ellos y a sus familiares.Don Alfredo. Un cordial saludo para Ud. y los amigos del grupo.

[En caso de que el físico Don José Vera no pueda darnos la conferencia el próximo mes de marzo, 2º martes de mes, dedicaremos la reunión a reflexionar sobre un tema de capital importancia para los han perdido un ser querido y que nos viene dado por los dos extraordinarios testimonios que aparecen en el Anexo 5: el duelo]  1. Qué sentimientos y recuerdos suscita en ti este verso de esa canción hermosa y que todos conocemos: «Algo se muere en el alma cuando un amigo [o un ser querido] se va»? 2. La muerte de un ser querido nos pone delante, a veces sin previo aviso, ante una crisis [=momento decisivo] existencial: «ser/no ser». Cuéntanos algún caso que conozcas de cerca, en el que la muerte del ser querido ha sido un momento decisivo en la existencia de una persona: para “bien” o para “mal”. [Dejamos en la ambigüedad lo de “bien” y “mal”]. 3. Los apóstoles pasaron por un trance terrible: la muerte de quien era para ellos un verdadero amigo, un ser para ellos muy querido: Jesús. Encima, muerte ignominiosa. ¿Qué etapas destacarías en la elaboración del duelo por Jesús en los apóstoles? ¿Podemos sacar algo de esta elaboración del duelo por parte de los apóstoles?

4. ¿Qué se considera, en tu ambiente, modo «realista» de elaborar el duelo por un ser querido?

1.- Voces interiores en santa Teresa y santa Juana de Arco.۞ Cipri Gil, Fuengirola (Málaga). Creo que existe un paralelismo entre las voces interiores de ambas santas. Al fin y al cabo, lo sustancial de la experiencia mística es básicamente igual en todos los místicos. Lo de voces son meras expresiones de esa vivencia especial y extraordinaria. Resulta curioso constatar que esas voces las perciben dentro de ellos mismos, no como venido de fuera. Pienso que esto nos debe alertar en el sentido de que no hay que buscar a Dios y su misterio fuera de nosotros, sobre todo desde la irrupción o residencia de Este en lo humano: JESÚS, y por tanto en cada ser humano. En este sentido podría decirse que la experiencia mística no sería otra cosa que la conciencia vivencial, de índole extraordinaria, de un DIOS HUMANIZADO en el místico, y que  constituye una unidad operativa, en todo, del hombre y de Dios. Después, matizarán la experiencia, tanto la cultura espiritual del individuo y de la época, como los demás contextos de todo tipo.۞  Salvador Díaz, Málaga. En santa Teresa las voces interiores, y no sólo voces interiores sino incluso Cristofanías, el Señor se le apareció para animarla y aconsejarla, en lo que iba a ser la gran misión de su vida: la reforma carmelitana, que llevó a cabo esta gran santa, luchando contra corriente con gran trabajo, pues en aquellos tiempos había no poca relajación y presencia del espíritu mundano en el Carmelo.Y en santa Juana de Arco, también se dan voces interiores; y no sólo voces celestiales, sino que tuvo también una aparición de tres santos: san Miguel, santa Margarita y santa Catalina, quienes la animaron a realizar lo que iba a ser la gran misión de su corta vida. Dios la había llamado para salvar a Francia, y santa Juana cumplió la voluntad de Dios a costa del sacrificio de su vida, salvando a Francis, su amada patria, de convertirse en feudo inglés. La Providencia sabe lo que ha de venir, y eligió a una modesta y santa campesina, para una gran misión. 2.- Voces interiores en los profetas.۞ Cipri Gil, Fuengirola (Málaga). Respecto a las voces interiores de los profetas, diría que esa experiencia mística, reflejada en ellas, es quizás menos personal, responden a una menor autonomía, son más instrumentales. El factor Dios, constitutivo, junto a la persona concreta, de una sola acción, toma como más protagonismo. ¿Discutible? Un caso clásico: el profeta Amós.Respecto a las preguntas 3 y 4 no opino, porque en la 3 me falta material y, en la 4, no acabo de clararme del procedimiento o mediación de El Vuelo de la Mariposa. Agradecería que alguien impuesto nos aclare esto ampliamente. Gracias.۞  Salvador Díaz, Málaga. Como una iluminación, una manifestación, en la que Dios se comunica con el profeta y le revela su voluntad, para que, en nombre de Dios, el profeta hable al pueblo, bien para enseñar, bien para amonestar, consolar o, incluso, vaticinar hechos futuros. 

       3.- Voces interiores en Cecile, madre de Pierre.۞      Salvador Díaz, Málaga. Tal como aparece en la Introducción al Tomo II de las Cartas de Pierre, es de una claridad tan meridiana, que sobra toda aclaración.       4.- ¿Voces interiores en “El Vuelo de la mariposa”?۞      Salvador Díaz, Málaga. Por las comunicaciones que vamos recibiendo, parece que es un modo frecuente para comunicarse con el “Más allá”. 

noviembre 2017
L M X J V S D
« Ago    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Archivo de entradas

EStadistica del blog

  • 131,753 hits