Destaco algunas frases de Arnaud: «sólo los sedientos pueden comprender los mensajes»; «los hombres deben también aceptarlas [las razones de Dios]»; [su papá es] «una ventana pequeñita por la que se cuelan sus mensajes»; «inspiraos en Santiago que os predica la constancia en la lucha contra el pecado»…

Y me pregunto: ¿qué hace que los hombres estén sedientos? ¿y que acepten las razones de Dios? ¿y que sean ventanitas? ¿y que sean constante? Y la respuesta a bote pronto: depende de la «apertura» de cada uno. Pero tal vez hay más. Jesús decía a los escribas y fariseos de colmillo retorcido: «no sabéis de qué espíritu sois». Y decía también que sólo Dios es bueno y, por tanto, todo pensamiento bueno procede del Bueno…

¿No estará la fuente de lo bueno o de lo malo en espíritus buenos o malos? Lo que consideramos inspiración en un poeta o cuando decimos sentirnos inspirados, ¿no procederá en definitiva de algún espíritu [Inspiración: “especie de soplo que procede de un ser sobrenatural”- Petit Robert]?…

¡Buen día!

19/02/91

MENSAJE DE MAN [1]

Con los mensajes, os dejé mi sufrimiento en la tierra, por eso estoy tan cerca de vosotros.

Y si, ahora, soy una estrella, es la cometa la que se parece a mí: su cola es mi sufrimiento embellecido por los mensajes de mi querido Roland.

Man también para vosotros.

20/02/91 7:30h

LAS CARTAS DEL CIELO
LOS EXPLORADORES DEL CIELO. LA MISIÓN
LAS PRUEBAS QUERIDAS POR DIOS
(LA PREDESTINACIÓN)

Sólo los sedientos pueden comprender los mensajes.

Lo mismo que vosotros os veis obligados a ir más allá de la atmósfera terrestre para conocer mejor el mundo físico, así también debéis ir más allá de la atmósfera humana para descubrir las realidades espirituales.

Para los temerosos de las cosas ocultas, Dios es una tierra lejana, mientras que para los aventureros del espíritu, El está aquí, cercano. ¡Pero para encontrarlo, hay que tomar la dirección correcta!

La Biblia contiene los mapas del Cielo.

Vuestro Arnaud que os quiere.

… (unos momentos después)

Que vuestros amigos-padres no se disgusten si no cito el nombre de sus hijos, es porque no estoy autorizado. Y cuando lo estoy, es porque Dios ha confiado al ser en cuestión de una misión en las fronteras de lo visible y lo invisible.

¡En un ejército, no todos los hombres son exploradores!

Entonces, en el batallón del Cielo, ¿por qué más bien un ser que otro?

Las razones de Dios no las conozco. Los hombres deben también aceptarlas.

Lo único que puedo decir es que, en la elección de los exploradores, se tienen en cuenta los peligros que se corren.

Si los corresponsales de la tierra (lo que vosotros sois Papaíto y Mamina), corren el riesgo de flaquear por tibieza, debilidad de carácter o por orgullo excesivo, Dios se abstiene de dar su autorización a nuestro hermano.

Pero que vuestros amigos-padres no se incluyan forzosamente en esta categoría porque ─repito─ las razones profundas de la elección de Dios se me escapan.

… (mensaje interrumpido durante algunos minutos)

Dios puede someternos a la tribulación… ¿No forjáis el hierro por la prueba del fuego, para que resista luego a presiones superiores?

Pero la gran diferencia entre la tribulación nacida del pecado de los hombres y la prueba enviada por Dios, es la finalidad y la intención: vuestra felicidad eterna y su Amor.

Yo estaba destinado a vuestra felicidad en el Amor de Dios.

Arnaud.

24/02/91 8h

FE Y PECADO

Mi papá,

Nosotros que os hemos precedido, ¡no somos ni doctores en teología ni sabios!

Centinelas de vuestras almas, nos agarramos a vuestros corazones y no os guiamos con vuestra razón o vuestro juicio.

Y tú, mi Papaíto, ¿qué más tienes que nos permita ir más allá de las presencias y de las señales?

Una ventana, una ventana pequeñita por la que se cuelan mis mensajes. Luego, mi Mamina adorada y tú, os desplegáis juntos.

La duda en vuestro espíritu y las tentaciones del mundo se alían astutamente para debilitaros a la mayoría de entre vosotros. ¡Que vuestros fracasos frente a la glotonería de vuestros sentidos no os hagan dudar!

La fe puede ser independiente del pecado (¡pecar no quiere decir no tener fe!) pero sin embargo es tributaria de éste porque, desgraciadamente, a la larga, mancillará de tal manera vuestra alma que ésta será irremediablemente manchada por él.

¡No hagáis como esas gentes de Iglesia que se comportan como profesionales con relación a vosotros o como los santurrones para quienes ante un pecado más una plegaria y, con el alma limpia, se vuelve a partir de cero!

¡No! En la oración no existe el equivalente del polvo de lavar que lava cada vez más blanco, cualquiera que sea la salinidad de la ropa interior! Cuanto más negra esté vuestra alma, menos eficaz será la oración.

Inspiraos en Santiago [2], el dulce epistológrafo que os predica la constancia de la lucha contra el pecado. Sed igualmente constantes en la alegría y en la iluminación que ofrece la cercanía de vuestra alma con Dios. Así soportaréis mejor la inevitable corona de espinas que ciñe y hiere la frente de todo hombre.

Y por fin, queridos amigos, no olvidéis nunca que aquí donde yo estoy (¡donde nosotros estamos!), nos encontramos entre almas parecidas.

Vuestro Arnaud.

29/02/91 6:45h

EL DESTINO DE RUTH

Mi Papá,

¡A través de la oración a Dios, acabas de encontrarme sin haberme buscado!

Todo lo que Dios os pide, lo pide a vuestro corazón.

¿No acompaña la luz del día vuestras actividades? ¿Por qué no es lo mismo con el amor del prójimo?

Con Dios en uno mismo, ya no hay azar, ni mala suerte, ni siquiera desgracia.

Jesús, ventura de la humanidad, se revela en el destino de Ruth.

¡Si encontráis a Dios en los acontecimientos de vuestra vida, comprenderéis que todo llega en su hora justa!

(mensaje interrumpido)…

Arnaud.

NOTAS

[1] Marcelle de Jouvenel, la madre del mensajero crístico Roland de Jouvenel, a quién éste se dirigía, en los mensajes que él le dictaba,  utilizando esta palabra en lugar de «mamá».

[2] Autor de la primera de las cartas apostólicas, llamada: «Epístola de Santiago».

 

Anuncios