RESUMEN DE LA CONFERENCIA DE 13.03.07

DE CÓMO LA FE EN DIOS NO ESTA EN CONTRADICCIÓN CON LA CIENCIA

(José J. Vera Blanco.  13.03.07)

 

NOTA BENE: José Vera Blanco nos dice que tiene la impresión de que se deslizaron un par de imprecisiones en su charla que ahora quiere subsanar: 1ª  Cuando hablaba de la relatividad de Einstein, las ecuaciones de transformación a las que se refería son de Lorentz y no de Fitzgerald (aunque los dos trabajaron juntos en el tema de la relatividad) 2ª Los experimentos de Michelson fueron con la “luz” y la “medida de la carga elemental” se debe a Millikan. [Esta advertencia, evidentemente, es para los que reciban la conferencia a través de Internet. La conferencia fue tan rica y tan viva que me parece imposible poder recoger toda la riqueza que en ella se dio. Nos conformamos, por eso, con dar un resumen que el mismo José Vera ha tenido a bien enviarnos, y por lo que le quedamos muy agradecidos. (Alfredo)] 

1.- Aclaración de términos. Comienza aclarando los términos del título de la conferencia: “LA CREENCIA EN DIOS, PERFECTAMENTE COMPATIBLE CON LA CIENCIA”. El término ciencia y el término Dios.A.- La ciencia puede entenderse de dos formas:      a) Como método de trabajo y conjunto de actitudes. Una forma de actuar y ver las cosas, un estilo que consiste en fijarse bien en los hechos; luego, se hace una teoría y se sacan las consecuencias, y se comprueba la teoría en la práctica. Este procedimiento se comenzó en las ciencias de la naturaleza. Un ejemplo: Hoy decían en la radio que ha caído en Madrid un meteorito. Se analiza el hecho, se elabora una teoría y se comprueba en la práctica.        b) Como acervo de conocimientos obtenidos en las disciplinas que trabajan con método científico. Hoy es imposible abarcar todos los conocimientos que se han adquirido por el método científico. Eso se lo permitía Aristóteles, que, a pesar de lo que habían avanzado los griegos, todavía podía abarcar todo el saber de entonces. Todavía en la Edad Media, hubo algunos sabios que tenían esta pretensión. Por ejemplo, a San Alberto Magno se le conoce por abarcar muchas cosas, y no por haber inventado el ácido sulfúrico, aunque le lo llamaba de otro modo. Por esto es el patrón de los químicos.       B.- La idea de “Dios”       a) Tiene múltiples connotaciones, dependiendo de la confesión religiosa desde la que se hable. Si os preguntase a cada uno de vosotros qué idea tenéis de Dios, pocos coincidiríais. En la misma Biblia ocurre también esto. No tiene la misma idea de Dios el profeta que habla del Dios misericordioso, que el que habla del Dios vengador. Por eso decía M. Eliade que no hay plena coincidencia entre lo que dicen los distintos escritores en la Biblia.       b) Dentro de los límites de esta charla, al hablar de Dios, nos referimos a un Ser supremo, distinto del universo y fundamento del mismo. Un ser que está más allá del mundo y que es fundamento de cuanto existe.       C.- La incompatibilidad. Puede darse:       a) Entre conocimientos científicos y creencia en Dios. No existe tal incompatibilidad. Un el científico puede perfectamente creer en Dios. Compatibilidad interna.       b) Entre posturas y métodos científicos y creencia en Dios. Un científico puede creer en Dios sin renunciar a su postura y método científico. Compatibilidad externa.2.-Un prejuicio bastante extendido en nuestro ambiente: ciencia y creencia en Dios son Incompatibles.       a) Definición de prejuicio: “Juicio que se hace de las cosas sin tener cabal conocimiento de ellas”.        b) Un ejemplo de prejuicio. La gente cree que las lenguas africanas son muy elementales, lo mismo que su técnica y su cultura en general. Sin embargo, pone el ejemplo del chiremba tiene 8 declinaciones, cuando el alemán tiene sólo 5.       c) Dos anécdotas personales que muestran la existencia del prejuicio. Una chica de un instituto de Madrid,  le dice: ¿Cómo puedes ser creyente habiendo estudiado física? Un chico de un colegio del Hogar del Empleado se entera de que José Vera es cura y le dice: ¿Cómo es posible que, siendo físico, puedas ser cura?       3.-   El prejuicio cae por su peso cuando se conocen sus hechos:              a) La mitad de los científicos, aproximadamente, son creyentes. (Véase el libro de Fernández-Rañada: “Los científicos y Dios”). La ciencia, por tanto, no es causa ni de creencia ni de increencia, dado que la mitad de los científicos son creyentes. Entre los físicos, hay más creyentes; entre los biólogos, menos. Yo lo achaco –dice José Vera con sentido del humor- a «enfermedad de juventud» de la biología. Ésta, en efecto, se puede considerar que llega a la mayoría de edad con la biología molecular que es muy joven.       b) Cuatro ejemplos de físicos extraordinarios que han creído en Dios:                       
Newton. Muy creyente.
Murió a finales del siglo XVIII.
                        – Maxwell. Protestante. Murió hacia 1870. Gran poeta. Creía en la inmortalidad del alma y en el amor. «El amor –escribía en un poema al final de su vida-  seguirá existiendo cuando desaparezca el sol y la tierra.» Con Newuton, es la segunda rueda de la física clásica.                        – Einstein. Judío. No creía en el Dios castigador del Antiguo Testamento, pero cuando decían que Einstein era ateo, protestaba y decía que se sentía muy religioso. Veía un misterio en la naturaleza y que hay algo por encima de ella.                        – Heisenberg. Formuló la teoría matemática de la mecánica cuántica. Cuando asistía a un Congreso, durante el día hablaban de las fórmulas y teorías de la mecánica cuántica y, por la noche, se reunía a hablar de temas religiosos. En un libro que editó la BAC, que desgraciadamente ha desaparecido, se recogían estas conversaciones (Diálogos de la física)       c) Esta creencia en Dios de los científicos no quiere decir que acepten plenamente la idea  de Dios vigente en el entorno religioso en el que viven. Su creencia va a veces más allá de la creencia puramente “ortodoxa” de su entorno.                4.- Los conflictos entre hombres de Iglesia y hombres de ciencia como un posible factor que contribuye a formar el prejuicio de la incompatibilidad entre creencia y ciencia.      a) Caso Galileo. Todo hay que decirlo. Galileo era un poco chuleta. Había otros que habían descubierto cosas más importantes que él y no se daban tanta importancia ante los teólogos, que entonces ostentaban el monopolio del poder intelectual. Presume, por ejemplo, de haber visto planetas y astros a través de su telescopio, a los teólogos les descabalgaba. Decir algo que no estaba en la Biblia y que no había dicho Aristóteles era minar los cimientos del saber de entonces.      -. Puede interpretarse como una lucha de poder intelectual, entre los teólogos y este hombre de ciencia.      -. Había excesos de los teólogos, al tomar al pie de la letra los relatos bíblicos.     b) Teoría de la evolución. El conflicto se plantea también entre los hombres de Iglesia y los de ciencia.     -. Hay una interpretación simplista de la teoría de la Evolución: el hombre procede del mono. Esto es falso. La evolución consiste en que la vida ha ido desarrollándose. Incluso, antes de nosotros como tales hombres, hubo intentos fallidos. Por ej., lo Neandertales y el Sinantropus Pekinensis. Los neandertales enterraban en postura fetal, mirando hacia el sol naciente y conocían el fuego y hicieron verdaderas obras de arte.     -. El relato del Génesis y el tema del pecado original. Una descripción literaria del Génesis no se puede interpretar al pie de la letra.      -.La solución de Pío XII: en los años ’50, dice que los cristianos admitir la evolución con tal de admitir la intervención directa de Dios en una pareja, a partir de un momento dado.      a) Los doce primeros capítulos del Génesis. Hasta 1910, se toma al pie de la letra el relato de la creación y del diluvio. Las leyendas incorporan las grandes inundaciones del Medio Oriente como si se tratase de diluvios. Haracio ya decía que los poetas pueden hablar de diluvios y de lo que quieran. Es una manera de hablar.      b) El descubrimiento de los relatos cosmogónicos en las antiguas culturas del Medio Oriente, por ejemplo, el relato de Gilghames (un hermoso poema épico) hace pensar que se trata realmente de algo poético.       5.- Dos posturas radicales que azuzan el conflicto:      a) Por parte de algunos científicos. Hay científicos que dicen:       -. La ciencia tiene valor absoluto; lo que no es científico no tiene valor. Mentira.       -. La ciencia, con el tiempo,  puede conocerlo todo y descubrir todo. Mentira.       -. Lo que no es científico, o no existe, o carece de valor.. Hubo un científico inglés que llego a decir: lo que no se puede demostrar científicamente, no me interesa. Se le podría preguntar: el amor a su novia no se podía demostrar por el método científico y, sin embargo, ¿no le interesaba? El único argumento para saber que mi padre es mi padre, es la fe: así lo creo porque mi madre me lo ha dicho y sé que mi madre no es una mentirosa. Y así ocurre en cantidad de cosas corrientes de nuestra vida.        b)Por parte de muchos creyentes:         -. Interpretan al pie de la letra de la Biblia. Pone, con humor, el ejemplo de la liebre. Dice un pasaje de un profeta que llegará un momento en que las libre pacerá con otros animales rumiantes. Y entonces se dice: Luego la liebre es un rumiante. Lo mismo se hace en cuanto a interpretar, por parte de algunos, la creación en seis días.        -. La literalidad de la Biblia tiene valor absoluto, dicen algunos; no depende de la cultura en que se escribe ni del tiempo en que se escribe. Sin embargo, no se puede prescindir del contexto cultural en que se escribió.        6.- En vías de solución.              a) La cura de humildad de los científicos.         -. La crisis de la física clásica a finales del siglo XIX  y principios del XX. A finales del siclo XIX, el científico americano Michelson cree que ya se ha descubierto todo. El descubrió el electrón y que la velocidad de la luz era la misma en cualquier sistema de vacío.        -. Resultados de los cálculos que a primera vista parecen paradójicos y que hacen que los científicos pasen por una cura de humildad, porque no entendían tales resultados. Por ejemplo, nacen dos gemelos el mismo día. Si uno de ellos caminase a una velocidad cercana a la de la luz y se encontraran a los 50 años, el que voló a velocidad de la luz sería más viejo que el otro. En un sistema en movimiento ha envejecido antes que el otro.        -. El principio de indeterminación de Heissenberg: no podemos conocer exactamente dos cosas al mismo tiempo: la posición que ocupa un electrón y lo que está relacionado con la energía que tiene. Si se conoce una cosa, no se puede conocer, a la vez, la otra. Dicho de forma vulgar: si conoces la mitd del mundo, la otra mitad te parece desconocida.       b) La visión sobre la Revelación y sobre la Biblia dada por el Vaticano II       -. Dios se sirve, al revelarse, de los medios expresivos y de la cosmovisión de la cultura de aquellos a quienes se revela.       -. Para interpretar cualquier pasaje bíblico hay que tener en cuenta el género Literario y la forma de pensar de la cultura en que se escribe.      7.-   La superación del conflicto. Para superar el conflicto, se necesitan fundamentalmente dos cosas:      a) Una idea más ajustada de la ciencia.  -. La ciencia tiene límites (Puede haber firmamentos cuya luz no llegue a nosotros. La ciencia estudia el cómo, no el porqué o el para qué.)       -. La ciencia sugiere la presencia del misterio (El número de átomos que compone nuestro cuerpo se mantiene sin chocar unos con otros formando un sistema muy complejo. El desarrollo del ser vivo a partir de las células germinales. Hay cosas, en todo esto, que no se pueden demostrar. El misterio está detrás)       b) Una forma más humilde de pensar en Dios. Inadecuación de cualquier imagen humana de Dios. Peligro de tomar los “símbolos” por las realidades que representan. Sentimiento de que  es necesario purificar continuamente nuestra imagen de Dios.

Anuncios