Grupo «Aquí-Allá»C/ Francisco de Diego, 1, 1º-C   28040-MADRID

¡Ojo al Teléfono! 91 459 13 67

Correo electrónico: <maxicamarero@wanadoo.es> acamarerog@wanadoo.es

CCC.BBVA: 0182  0919  10   0.201.517.205  Madrid, 6 de octubre de 2004 

Querida/o amiga/o:

Os envío esta carta –no individualizada– a los que os envío la comunicación a través de Internet.. No estoy seguro de que funcione este “chisme”. Esperemos que sí. Permíteme contarte algunas curiosas “coincidencias”. El pasado 10 de septiembre recibí una carta preciosa de Huelva que me emocionó. En ella, decía Carmen María con una sencillez conmovedora: «He estado leyendo el Cuestionario y las hojillas que se adjuntan, pero lo siento mucho, no lo entiendo, no sé contestarlo».

Primera coincidencia: justamente esos mismos días estaba yo leyendo un libro que me parece espléndido: Encuentros con el Amigo, Diálogo con Verro, en el que éste pregunta al Amigo:

«—¿Pueden comprender todas las almas la belleza del Divino? Y el Amigo le responde:

 —¿Olvidáis que todo ser tiene al Espíritu en él?» 

Segunda coincidencia: pocos días después, el 16 de septiembre, nos reuníamos varios del grupo y uno de los presentes propuso partir de unas premisas, admitidas por el grupo, y que deberían ser asumidas por el que quisiera adherirse a él. No hay por qué estar cuestionando continuamente cosas que el grupo ya admite. Estas premisas son: 1ª] La vida continúa después de la muerte, aunque de distinto modo, en distinto plano, con distinta vibración. 2ª] Lo que sigue viviendo es la propia personalidad, el propio “ego”, no algo indefinido y etéreo. 3ª] El Más allá puede, y de hecho lo hace, contactar con el más acá. No en vano un sacerdote belga ha escrito un librito que se llama: Mil señales, en el que se muestran determinadas irrupciones del otro plano en el nuestro. 4ª] El más acá puede, y de hecho lo hace, contactar con el más allá. Estas premisas, decía nuestro amigo, el grupo las da por admitidas y no hay por qué estar insistiendo continuamente en ellas.

Tercera coincidencia: uno que participó en el Congreso de Vigo me comentaba, hace dos días, por teléfono que echó de menos en Vigo alguna ponencia sobre los mensajes del Más allá, algo en lo que yo también coincido. Me parece muy bien explicar técnicamente cómo ponerse en contacto con el Más allá, pero a muchos nos interesa “pasar página” y analizar qué es lo que nos dicen desde el otro lado.

A mí, personalmente, todas estas “coincidencias” me han hecho reflexionar y he llegado a las siguientes conclusiones: Una, si tratamos de “la belleza del Divino”, todas las Carmen María sencillas, que tienen en ellas el Espíritu comprenderán esa belleza. Dos, tenemos que tener en cuenta, efectivamente, las premisas del grupo para seguir avanzando. Tres, creo que es hora de que abramos nuestro corazón a los mensajes del Más allá.En consecuencia propongo lo siguiente:

Primero, centrarnos en el contenido de determinados mensajes del Más allá: Cartas de Pierre Monnier, Roland de Jouvenel, Arnaud de Gourvenec, etc.

Segundo, comparar esos mensajes con las ideas religiosas que hemos recibido en la catequesis o en el estudio de la Teología y ampliar así nuestra formación.

Tercero, profundizar en las explicaciones de los científicos que nos ayuden a ver la racionalidad de lo que se nos propone.

Cuarto, tratar de vivir aquí como nos dicen que viven allá; esto supone un gran reto: pasar de nuestro mundo de la lógica al que ellos viven del corazón. ¡Pero, entre todos, lo iremos descubriendo! ¡Seguro! 

PRÓXIMA REUNIÓN DEL GRUPO «AQUÍ-ALLÁ» Día: lunes 18 de octubre [porque el segundo lunes tenemos el “puente” del Pilar]. Hora: 6,30 de la tarde. Lugar: Parroquia de la Cena del Señor.

Orden del día: 1) Aprender a escuchar. 2) Análisis de las 10 primeras Cartas del tomo I, de Pierre. Para ello, nos reuniremos, en la primera parte, en pequeños grupos [para que todos sean escuchados] y, luego, pondremos en común lo de los distintos grupos.   

Un abrazoFdo.- Alfredo Camarero Anexo 1Respuestas al Cuestionario 1/2004-05

Respuestas muy generales.

* Álvaro, Losa del Obispo (Valencia). Dice que, en la evolución espiritual hacia Atman, lo principal es definir qué es Dios (Atman) y tratar de comprender quién es Dios. «Hoy, dice, se está adorando a un Dios sin conocerlo. Una mayoría de la sociedad se está comportando así… El hombre y la mujer son participación de la esencia de Dios, y Dios es amor. Nunca podemos pensar que esté separado de sus hijos. Somos nosotros los que nos separamos de su Divinidad porque, repito, no lo conocemos; por eso muchos dudan de que exista… Hablamos de Dios como si hablásemos de una anécdota y no es así: Dios es mucho más grande e importante de lo que creemos. Siempre nos lo imaginamos sentado en su Trono Celestial sentenciando a sus hijos. Nada más lejos de la realidad. Dios no está sentado. Está en cada uno de nuestros corazones, escuchémosle en nuestro interior cómo nos habla de amor, porque nos está hablando y aconsejando cada hora; su bondad y su ternura son tan profundas que sería imposible definirlas; y su energía es tan potente y elevada que todos los soles del Universo juntos se ven apagados a su lado… Hermanos, me he salido del guión, pero creo que me suelo salir siempre porque cuando se habla del mundo espiritual, me entusiasmo.»

* José Luis, Madrid. Envía una fotocopias de un libro titulado Qué es
la Iluminación. En uno de sus párrafos, dice: «La iluminación significa darse cuenta de la verdad del Ser.
Nuestra condición original, nuestro verdadero sí-mismo, es  Ser, llamado tradicionalmente Dios,
la Persona Cósmica, el Ser Supremo, el Uno en todo»

*Francisco, Villalba (Lugo). Nos envía una fotocopia sobreLa información en el universo holográfico. Sobre el mundo como holograma dice: «Igual que jugando con luces se registra una imagen tridimensional en un pedazo de película plana, este universo que nos parece tridimensional podría equivaler por completo a otro conjunto de campos cuánticos y leyes físicas “pintado” en una superficie vasta y lejana.»

Respuestas a cada pregunta.

Pregunta 1. ¿Por qué Bohm y Capra consideran tan trascendental la distinción entre realidad-fragmentada y realidad-unidad?

* Salvador, Málaga. Porque los últimos avances en el Física, nos llevan a una nueva visión más profunda del Cosmos, que es mucho más que lo puramente físico y astronómico.

* Juan José Infante, Sevilla. Lo que he sacado en conclusión, no sé si equivocada, es que la realidad fragmentada que universalmente tenemos establecido es, hasta cierto punto, necesario reconocerla para desarrollarse y verse en el mundo en que predominan los cinco sentidos físicos; es algo así como normas ordinarias de obligado seguimiento para sobrevivir, prácticamente somos similares al ordenador, fragmentando es la mejor manera de organizarnos.Mientras la realidad-unidad, para mí la auténtica, es lo que queda cuando estás solo, es el yo o el alma, que forma parte forzosamente del resto y el resto del yo. Tal como plantea la pregunta, es de difícil acceso para la mente simplemente porque nunca nos detenemos a miramos interiormente, ya que esta acción es incompatible con el modelo de vida que se nos ha impuesto. Por ejemplo, llevo 15 días queriendo responder estas preguntas y tengo que sacar el tiempo de mi sueño reparador, la realidad-unidad pasa casi inadvertida, siendo ésta la única y verdadera.

Pregunta 2. Descubrir el sentido «exotérico» y el «esotérico» en algún pasaje del Evangelio, por ej. cuando habla de la «levadura de los fariseos y se aduceos» (Mt. 16, 5-12).

* Ramón, Huelva. Con la levadura de los fariseos y saduceos, Cristo hace ver a sus apóstoles y discípulos lo exterior, lo hipócrita del comportamiento de estos y, por lo tanto, parte de la realidad fragmentada para explicar lo esotérico, la realidad total que representa el Mesías, Amor, e Hijo de Dios, y por tanto Dios mismo.

* Salvador, Málaga. Leer Mateo 13, 10-17.

Pregunta 3. Referencias a la Totalidad en el Evangelio.

* Ramón, Huelva. La parábola del grano de mostaza, que es pequeño, pero cuando crece se vuelve un gran árbol, donde anidan los pájaros; la parábola del hombre que encuentra un tesoro y vende todas las posiciones para comprar el campo donde está el tesoro. Hay muchas referencias a esa totalidad.

* Salvador, Málaga. Los santos y los místicos son los grandes protagonistas del Reino de Dios, y para un cristiano, Dios es el Espíritu, lo Absoluto por antonomasia.

Pregunta 4. La educación que se da en la familia y en la vida religiosa, ¿lleva a la realidad-fragmentada o la realidad-Totalidad?

*Ramón, Huelva. Yo, personalmente, creo haber orientado la educación de mi familia hacia esa Totalidad, aunque no sé con qué resultado, la existencia lo dirá; la educación religiosa la adquirí en la búsqueda personal de esa Totalidad. Lo que diga el gremio de las Iglesias no me interesa nada.

* Salvador, Málaga. Sin la menor duda, en la “realidad-fragmentada”; la formación religiosa es con gran frecuencia muy superficial, y el ambiente familiar, en amplios sectores de la sociedad muy influidos por la televisión, la prensa y el “clima” social, es neo-pagano, o a lo sumo un vago deísmo, etéreo y vaporoso.

* Juan José Infante, Sevilla.  Creo que cada cual hace lo propio: en la familia la realidad fragmentada y la religión intenta la realidad-unidad, cada una de las partes tienen matices de la otra. Pero pienso que predomina la fragmentada desgraciadamente, pues la familia intenta prepararnos con garantías ante un mundo demasiado cruel. Hasta cierto punto es lógico; si no estamos preparados para la vida fragmentada que se nos impone, difícilmente tendremos oportunidad de plantearnos la realidad-unidad, salvo gran desgracia personal que derriba todos los pilares establecidos, como la repentina pérdida de un ser querido.

Pregunta 5. ¿Por qué Bohm, Capra y Wilder acuden a los místicos orientales y no a los cristianos para explicar sus teorías?

* Salvador, Málaga. Para un creciente, leer a Santa Teresa de Jesús, San Juan de la Cruz, los escritos de San Juan de Avila, sor Isabel de la Trinidad, etc., es una experiencia muy positiva y enriquecedora que hace un gran bien.

* Juan José Infante, Sevilla. Creo que pueden acudir perfectamente a místicos cristianos. Creo que todos ellos son iluminados o aventajados; a mi humilde y discutible entender, todos ellos son personas que lograron aislarse de la realidad fragmentada para centrarse en la realidad-unidad, consiguiendo grandes avances, sólo que, inmersos en diferentes contextos, como son la época, cultura, costumbres, etc. Lógicamente, estos patrones son los que han definido y mediatizado sus deliberaciones espirituales. Creo que en el fondo todos llegaron a lo mismo.

Pregunta 6. ¿Cómo hay que entender, a tu juicio, lo de alcanzar la Totalidad a través de la meditación?

*Ramón, Huelva. A través de la meditación, se podrá atisbar algo, pero de ahí a alcanzar
la Totalidad, me parece que no, pues el camino hacia Ella me parece que es largo y tortuoso.

* Salvador, Málaga. Ciertamente, a través de la meditación, pero si se le alguna obra sobre estos temas, mejor aún.

* Juan José Infante. Creo que su método (el de la meditación) nos acercaría bastante, pero prescindiendo de los sentidos. ¿Han oído hablar del eminente de científico, finalmente tachado de “loco”, como ocurre con todos los científicos que se salen de los paradigmas establecidos, JOHN LILLY, y sus tanques de aislamiento?

Pregunta 7. ¿Ves alguna relación entre el Proyecto Atman y la vida espiritual?

* Salvador, Málaga. El “Proyecto Atman” tiene gran importancia y hay una evidente relación entre este proyecto y la vida espiritual que nos lleva a Dios que es “Alfa y Omega”, Principio y Fin de todas las cosas, “Atman”, en suma la Totalidad por excelencia, entre otros atributos.

* Juan José Infante, Sevilla. Creo que los dos son el camino a seguir, y llevan al mismo sitio, lo interesante sería descubrir cuál de ellos es el atajo.  Anexo 2Comunicaciones de amigos Por razones de espacio, nos vemos, en algunos casos, obligados a resumir las comunicaciones que nos envían algunos amigos y que sería sumamente interesante leer en su totalidad.  Por favor, disculpadnos. El espacio nos obliga…

Q Nieves y Antonio, Madrid. Muchos de vosotros sabéis que nuestro hijo Alberto Carlos se fue hace casi siete años; sabemos que está bien porque nos lo ha dicho en varias ocasiones, haciéndonos llegar detalles de su nueva vida en el plano espiritual de existencia donde está, muchas señales de que se encuentra cerca…Esta primavera nos llega una experiencia maravillosa. Estábamos en casa al final de la tarde y, de pronto, sentimos un intenso y finísimo perfume, que identifiqué con las violetas (esta planta la tengo en casa desde que se fue, como ofrenda para él). El perfume duró un buen rato y, al cabo de unas horas, cuando nos disponemos acostarnos, al abrir la cama, llega de nuevo con fuerza. Era el día 8 de abril, día de Jueves Santo y día de mi cumpleaños. ¡Fue el mejor ramo de flores que podía recibir!Para mayor convencimiento, al día siguiente Antonio, en el “Vuelo de la mariposa”, conecta con Alberto Carlos, le pregunta por el perfume y contesta que sí, que él y otros familiares juntos me lo enviaron, manteniendo todos una gran sonrisa cuando lo cuenta. ¡¡Bendito sea Dios que les permite estas comunicaciones tan preciosas y que tanto bien nos hacen!!

Q Luisa y Juan José, Sevilla. Nos cuentan que son muchas las señales, infinidad, las que se reciben, «sólo -dicen- hay que estar con los ojos bien abiertos y olvidar todos los prejuicios que nos han ido instalando en nuestra mente desde que nacimos». Y se fijan luego en una señal que consideran la más importante: la del “polvo de purpurina”.  A raíz de la muerte de su hija Alba, comienzan a aparecer purpurinas, primero en un muñeco de Alba; luego, en las mejillas del hijo pequeño, no todos los días, sino con cierta frecuencia y siempre, curiosamente, una sola purpurina. Además, siempre la descubría la madre de Alba. Ella avisaba a su marido y éste también era testigo derecho. Al principio se muestran incrédulos y no le dan importancia. Pero llega un momento en que se plantean si no responderá todo a una CAUSALIDAD, y no a una CASUALIDAD [citan a Jung].«Para descartar la idea de que permaneciera purpurina en casa y por ser un material poco pesado se moviera con el aire –continúan diciendo–, limpiamos minuciosamente toda la casa (el cuarto de mi hija, las conchas y sábanas de las camas, sus juguetes, etc.). Si seguían apareciendo, estaríamos seguros de que las purpurinas no se encontraban en casa. Pues bien, seguían apareciendo, sobre todo cuando teníamos días nefastos, sin poder hacer otra cosa que llorar, siempre de una en una, desapareciendo e, incluso con un mes entre ellas, volviendo a aparecer. No podíamos creer lo que nuestros ojos estaban viendo. Comenzamos a contarlo los miembros más cercanos de nuestra familia, pero incluso ellos pensaron que estábamos perdiendo la cabeza. Nuestra hija, sin embargo, se encargaría de demostrárselo también ellos.Cuando Alba se percató de que la relacionábamos con la purpurina, tejió toda una maraña de apariciones de purpurina entre toda la familia. Ya no era sólo mi esposa quien localizaban las purpurinas. En varias casas distintas y en muchas personas diferentes de la familia se estaban manifestando.Un día nos visitaron varios miembros familiares a la vez, de distintas casas. Mientras mi esposa contaba mi hermana lo que se estaba produciendo con las manifestaciones, vi cómo mi prima comenzaba a llorar desconsoladamente. Cuando pudo recuperar el aliento, nos contó que, estando en
la Feria de Abril, sin maquillaje y sin estar acompañada por nadie que lo estuviera, su marido le advirtió que tenía una púrpura en la cara, procediendo ella a quitárselo sin prestar más importancia. Luego, aparecieron purpurinas en la cara de sus abuelos maternos, paternos, tías, tíos, bisabuelos, en nosotros dos y en su hermano, en casas diferentes, en la calle, en casas donde no hay muñecos ni se maquillan por elevada edad, siempre de una en una y sobre todo cuando la recordaban, sin período de tiempo establecido. Incluso recién bañado, a nuestro hijo le han aparecido purpurinas, que fueron descubiertas por personas que no somos sus padres. La familia ha abierto los ojos, con reservas y con recelo. Incluso a los más incrédulos les brota una sonrisa de complicidad cuando se les descubre una purpurina en la cara.
Once meses después de su marcha, nació otro hijo nuestro, a él también lo ha adornado con purpurina. Y hoy, año y medio después, cada vez que nos entristecemos vuelve aparecer la purpurina de nuestra hija…»

Q Alfonso, Madrid. Nos aporta una comunicación recibida desde el Más allá por una medium llamada Raquel. En esta comunicación, el P. Luis García Castro, misionero y mártir en Tete (Mozambique) desde el 9 de agosto de 1976, dice lo siguiente:  «Se dice que hay que vivir la vida, que ya tendremos tiempo de pensar en todas esas cosas (del más allá), pero quizás mañana sea tarde. Pocas veces el hombre se da cuenta de que la verdadera vida no es ésa. Dios, nuestro padre, nos tiene otra vida en otra existencia. Yo puedo dar fe de ella. Para entrar en ella, para poder disfrutar de
la Luz infinita, Paraíso Divino, no es necesario equipaje, tampoco cartas de crédito. Aquí no necesitamos nada, todo nos es un dado. Nuestro padre nos espera con los brazos abiertos, su casa es inmensa, su puerta siempre está abierta, y como padre amantísimo que es, se regocija con nuestro regreso. Aquí no existe la materia… ni el orgullo, ni la mentira, ni el egoísmo, ni la envidia, no, no tienen sentido en nuestro estado, estado de Espíritu. Todos estamos ocupados…»

Q María, Madrid. Nos recuerda varios mensajes recibidos a través de las reuniones mantenidas por el Grupo Experimental Aquí-Allá durante el año 2003. Extraemos solamente algunos de estos mensajes:– «Estamos deseando comunicarnos;  –Estáis empezando a ver el mundo espiritual. Tened cuidado;  –La música es el mejor estímulo para la conexión;  –Lo más importante es la empatía;  –No necesitáis parafernalias. Todo es mucho más fácil. Acercaos a nosotros por medio de la paz y la quietud, con el ánimo necesario. Intentadlo una y otra vez con el ánimo resuelto;  –Nada es por casualidad; –No temáis, porque lo importante es inmortal;  –Bajad la guardia para que establezcamos más fácilmente la comunicación. Confiad. Abrid vuestros corazones. Desahogaos;  –El arquetipo cristiano es válido para nosotros, pero en nuestro mundo hay diferentes formas de devoción. Cuando traspasadas estas puertas, no hay fe, porque no es necesaria;  –La muerte no existe. Se pasa de un lado a otro casi imperceptiblemente. Aunando voluntades, cada vez os será más fácil comprenderlo, sentirlo y comprobarlo. La muerte es más piadosa de lo que creéis. Es como un suave viento que nos refresca en el tórrido verano;  –Tenéis que ser asépticos, para que los mensajes tengan validez. Es para evitar que el corazón os mande sus propios mensajes; –No dejéis de intentar la unión con los seres del Universo, minerales , vegetales y animales, seres humanos y seres espirituales; – Tenéis que ser osados y confiados; –Cuando se siente el contacto, se vive el contacto. Es una experiencia inenarrable de plenitud; –Los mensajes son para aquellos que puedan entenderlos. No pretendáis que los admitan quienes no pueden ver más allá de lo cotidiano e inmediato; –Los mundos sutiles a los que tenemos que aspirar son de ambientes cálidos y de luz suave, donde los cuerpos no sienten ni el peso ni el sufrimiento a lo que estamos acostumbrados. Son ligeros y alegres. Allí se nos permite estar lúcidos, con unas percepciones que no os podéis imaginar. Sentimos la hermandad entre todos los seres, y el frío y el miedo están desterrados, el dolor no se conoce, y la creatividad es algo cotidiano y normal. No hay sentido de la propiedad, y la generosidad es algo consustancial con el vivir; –Por favor, no os desaniméis pase lo que pase. Insistir en poder romper el bloqueo existente en nuestro mundo, constantemente agredido por la duda y la materialidad». 

Anexo 3CARTAS DE PIERRE   INICIACIÓN                   

5 de agosto de 1918              

 Querida mamá:    

Sí, he sido yo el que te ha pedido que escribas. Creo que así vamos a lograr comunicarnos con mucha mayor facilidad. Me alegra mucho poder hablarte como en otros tiempos… (yo lo hacía bien, ¡pero tú no siempre me entendías!).     A veces surgirán ideas distintas a tu modo de ver las cosas; pero seguro que ocurrirá cada vez menos, a medida que vayamos escribiendo. Tengo amigos que se comunican así con los suyos, de forma corriente y continua, y que me aconsejan intentarlo; el procedimiento se mejora con bastante rapidez.     Vacía tu espíritu de todo lo que pueda preocuparte…      Hace cuatro años, qué orgulloso me sentía; orgulloso de ser un oficial, orgulloso de tener que dar ejemplo a todos aquellos hombres, la mayoría de ellos mayores que yo, pero que me obedecían no sólo con confianza, sino con diligencia. “El deseo de mostrarse a la altura de las circunstancias” era, entre ellos, la nota dominante… ¡Valientes soldados de Francia! Yo sentía dentro una especie de fiebre, de impaciencia por afrontar el peligro.     El entusiasmo nos animaba a todos hasta tal punto, que ni siquiera nos pasaba por la cabeza la idea de la posible derrota. En medio de todos aquellos preparativos y de cierta confusión, se me presentaba con frecuencia tu querida imagen nerviosa. ¡Pobre mamá pequeñita! ¡Querida mamá chiquitita! ¡tan valiente en tu silencio y en tu aceptación! Querido papá, qué contrariado te veía por no poder partir conmigo ¡en mi lugar! Queridos míos, ¡cuánto sufría pensando en vuestros sufrimientos! Yo alejaba este pensamiento por temor a desanimarse; a pesar de todo, qué quieres, ¡era inevitable aturdirse un poco!     Hasta mañana, mamá; te quiero, mamá… te quiero, papá.                                                                              

Vuestro Pierre.

*  *  *                                                                     

 6 de agosto de 1918    

Querida mamá:    

 ¡Cuatro años! A ti te han parecido largos, pero a mí los únicos que me resultaron muy pesados fueron los meses de privaciones y de sufrimientos… luego, ha sido como un sueño apenas iniciado. No he olvidado ni los hechos, ni los incidentes, ni las emociones sentidas; todo me parece como el recuerdo de un viaje lleno de aventuras, de sinsabores que luego le divierten a uno, de emociones angustiosas o divertidas que permanecen.     No puedo decir que me acuerdo de los que quiero, porque no me he separado de ellos: vivo a tu lado, mucho más cerca, con un cariño mucho más próximo que antes. Por tanto, la palabra “recuerdo” sólo puede aplicarse a los acontecimientos, no a las personas, ni siquiera a los lugares. No me acuerdo de vosotros: os veo, os quiero, os escucho. Tampoco recuerdo mi habitación, ni a La Presle, ni a “Bleau”, –vuelvo a esos lugares, vivo allí con frecuencia como antes–; ni recuerdo tampoco al pequeño “Mouc”, que me vio también el otro día inclinarme hacia ti para besarte ¡y se puso furioso! Incluso a él lo veo, lo acaricio, le hablo. Como ves, querida mamá, la vida no se detiene, ni se interrumpe ¡la vida sigue!     ¡Adiós, mamá!…                                                                                                                                                          

Pierre.

*   *   * 

7 de agosto de1918          Querida mamá, tienes razón cuando dices que estáis en manos de Dios y que nada sucede sin que Él lo quiera; “es Él quien hace bajar al sepulcro y salir de él,” (I Sam 2, 6) –¡y todo se reduce a esto!–.     ¡No tengáis miedo a la muerte! Sus brazos son como los de una madre, y no es cruel si uno se entrega a ella.     Pobre mamá, ¡sé valiente! Ánimo…

     Estaba a tu lado hace un momento, cuando buscabas sobre el mapa el nombre de las aldeas donde permanecía aislado hace cuatro años. ¡Cuántas horas de inacción, de esperanza, de decepción… pero también de firme confianza, me recordaban aquellos nombres! Seguirán existiendo todavía aquellas horas negras, por supuesto, no se pueden evitar… pero conserva fielmente, pacientemente, en tu corazón esa confianza de los primeros días, puesto que puedes apoyarla en la seguridad de la justicia de Dios. Recemos ahora juntos, yo estaré a tu lado y tendré mi mano sobre la tuya.     Dios nos escucha, mamá!

Tu Pierrot que te abraza.

*  *  * 

8 de agosto de1918   

Querida mamá:    

Me alegro que hayas encontrado la pequeña mariquita, ya que te daba pena haberla perdido. Me agrada saber que conservas con tanta fidelidad un tierno recuerdo de todas esas pequeñas cosas que te di en otro tiempo. Pobre mamá, yo no puedo hacerte regalos, pero cuánto cariño te doy. El cariño que siempre nos ha unido es tan puro, tan altruista…   ni siquiera sabíamos hasta qué punto era  –no sé si me entiendes– firme como una atadura, como un nudo al que nada deshace.         

La vida podría habernos separado… ¡la muerte nos une con mayor intimidad que nunca! ¡No temas a la muerte, querida mamá! Yo la tenía miedo, a mi pesar… no la conocía, me la imaginaba con un semblante desconocido, teñido de sangre. ¡Sí, la tenía miedo! Pero cuando llegó, ¡tenía un rostro claro que se parecía al tuyo! Me quedé dormido en sus brazos; ella me consolaba con una voz que tenía el mismo acento que la tuya… ¿no era hacia ti, querida mamá, hacia la que se dirigía todo el cariño de mi corazón?… Todo ello duró sólo unos instantes… ¡sin tiempo para tener miedo, te lo aseguro! Me absorbía el sentido de la responsabilidad… las decisiones a tomar… la entereza para defender mi posición pasase lo que pasase… luego, un gran golpe en el pecho y en la cabeza… como un puñetazo que me hubiera impedido respirar, pero no gritar mis órdenes a mis hombres… más tarde, un mareo… después, ¡nada! ni siquiera la sensación de caer… y de repente tu voz, tu voz desesperada que gritaba: “¡Pierre! ¡Pierre! ¡hijo mío! ¡hijito!…”  y el pleno despertar para correr hacia ti.                      

Pobre mamá, allí estaba yo junto a ti y al lado de papá, tratando de consolarte, ¡y sin lograr hacerte comprender que estaba a tu lado!  Después llegó Granny y rezamos por vosotros. Cuando te calmaste, me volví a dormir; y cuando recobré la conciencia, Granny se inclinaba sobre mí y me ayudaba a despertar de aquel sueño todavía material. Después, querida mamá, te hemos atendido en todo momento. ¡No tengas ningún miedo! Reza, reza, reza.

Tu Pierre.  *   *   * 

9 de agosto de 1919      

Mamá querida:    

La alegría que habéis sentido los dos esta mañana, cuando has recibido la carta de mi compañero, me ha emocionado. ¡Me alegra tanto que os sintáis orgullosos de mí! Por supuesto, yo hice todo lo que estaba de mi parte para honraros. Quería que todos los que me quieren sintieran esa satisfacción. Estoy contento, porque Gouraud firmó la nota con todo su corazón[1]. En fin, que estoy contento de esta prueba en la que he dejado un recuerdo intachable. Tú lo sabías perfectamente, querida mamá, pero sufrías pensando que no se reconocía con suficiente claridad; ahora todo está muy bien.     Por supuesto que ahora tengo otras satisfacciones, otros deberes, otras alegrías; sin embargo, no es indiferente dejar una estela clara y pura del paso por la Tierra. Tu pequeño Pierre se siente como aquellos días en que os decía a papá y a ti: “¡Estoy el primero!” o “¡he aprobado mi examen!” o “ya tengo mis galones de oficial” ¡Cómo me alegraba vuestro orgullo y cómo disfrutaba!     Mamá me siento feliz con la alegría que sientes.

Pierre

*   *   *

11 de agosto de 1918 

Mamá querida:


     No te preocupes, todo va bien.     Como te he dicho muchas veces, no conocemos el porvenir. Los que dicen conocer el futuro, hacen predicciones imprudentes. Cierto que vemos algo más lejos que vosotros, ¡pero no mucho! Debido a ello, unimos nuestras plegarias a las vuestras en una súplica ardiente. ¡Confianza! ¡ánimo! ¡firmeza! no hay que dejarse dominar por la duda; ¡hay que ser más fuertes que las preocupaciones! Dios nos ha concedido gracias tan insospechadas, que debemos tener total confianza.     Aquí tenemos mucho trabajo, te quedarías asombrada si pudieras comprobar la inmensa actividad de nuestra esfera; toda clase de actividad y en todos los campos. Dios nos ha encomendado misiones importantes entre vosotros: jefes, soldados, civiles, mujeres.     Porque siguen existiendo entre nosotros, como antaño, hombres y mujeres. Y es que seguimos conservando  –como no podía ser menos– toda nuestra personalidad. Vivimos todos como hermanos y hermanas, como las madres con sus hijos, como los padres con sus hijas: el cariño, totalmente puro, pero acrecentado, limpio; sin celos, ni rencillas; sin pesadumbres, ni heridas.     ¡Ya verás, mamá, qué maravilla! pero observarás que cada uno tiene un cometido diferente; en la actualidad, los hombres ayudan a los que luchan, cualquiera que sea su batalla, intelectual, moral, material. Las mujeres consuelan, atienden, reparten afecto, simpatizan de mil modos

Tu Pierre.

*  *  *

12 de agosto de 1918    

Querida mamá:    

Sí, vi caer a Philippe. Cuando murió, me encontraba, justo, allí dirigiendo una unidad. Es probable que le despierten pronto. Me encantará volver a encontrarlo; somos buenos amigos… será bonito trabajar juntos.     ¡Oh no, las pruebas no han terminado! Pero ánimo y confianza… ¡confianza absoluta! Hay que superar esos momentos duros para conseguir la victoria.     Muchos besos, mamá querida… como antes.

Tu Pierre       P.D.- Has hecho bien escribiendo a la madre de O… eso le gustará; él está con nosotros y me pide que te lo agradezca.                                                                                                                                                             P. *   *   *

13 de agosto de 1918    

Pequeña Mamá, sé que tienes prisa, pero esperaba con impaciencia el momento de nuestro encuentro; querida mamá, te pido un momento.     Me encantan las hermosas flores que acabas de poner en mi habitación. Pensé mucho en mi cuartito, durante mis horas de angustia en el bosque. ¡Pues claro que a veces estaba aburrido! pero no quería decirlo para no desanimar a los otros.    Querida mamá, querido papá: a la luz del quinqué, pensaba con mucha nostalgia en las tardes tranquilas pasadas a vuestro lado. No tenía ninguna comodidad –ni una cama, ni un baño, ni una mesa abundante, ni los pies secos en unas zapatillas–, pero nunca estuve lo que se dice descorazonado.    

Gracias, mamá, por estos minutos que me has dedicado.

Tu Pierrot   *   *   *      

17 de agosto de 1918      Querida mamá:


     Es tu pequeño Pierrot el que te escribe, como otras veces. Recuerda que no ha dejado nunca de enviarte unas líneas cada día: ni cuando estaba lejos de ti, siendo un chico de pantalón corto y más mayor, ni en el bosque de Argonne durante los últimos días de su vida terrenal. Si el pensamiento pudiera comunicarse con suficiente claridad entre yo y tú  (entre tú y  yo) sería la carta ideal. Desgraciadamente, existen dificultades materiales casi insuperables hasta ahora. Estoy convencido de que llegará un día en que nuestros espíritus se encontrarán cuando quieran y que nuestras almas, vibrando al unísono, no tendrán que recurrir ya a este método imperfecto. “El instrumento actual” necesita cambiarse para cumplir a la perfección el servicio que se le pide. Esto llegará, querida mamá; entretanto, toma tu lápiz y déjalo deslizarse solo, yo lo guiaré lo mejor posible.

     Estás cansada y me encanta verte partir hacia ese lugar querido, lleno de mis más bellos recuerdos.     Sé lo profundo que es vuestro dolor. No me gustaría que las cosas sucedieran de distinta manera y, sin embargo, esto me da pena; ¡ánimo! estoy aquí.    

Vuestro hijo, como siempre y para siempre.       P.D. Sí claro, la reencarnación existe; pero nos es imposible explicar su sistema, que no podríais comprender; así pues, querida mamá, conténtate con saber que nuestro trío no está llamado a desaparecer. Tú lo sientes con claridad en el fondo de ti misma: es la verdad. Por tanto, no temas ninguna separación por el hecho de morir, nos reuniremos y volveremos a rehacer nuestra dulce intimidad de antaño. Querida mamá, cuando volvamos a encontrarnos aquí, será tu pequeño Pierre el que se echará en tus brazos. No trates de comprender, ¡cree!Y ahora, adiós querida mamá…quiero decir, a Dios.

 Pierrot. 

*   *   *

18 de agosto de 1918    

Mi querida mamá:    

Nos encanta recibir entre nosotros a los amigos, a los compañeros que seguían en la tierra. Formamos un grupo estupendo, y te aseguro que nuestras nuevas misiones no nos impiden recordar y evocar nuestros recuerdos del pasado. Precisamente porque nos acordamos de todo, es por lo que permanece muy presente el recuerdo de nuestras faltas y debilidades, y podemos arrepentirnos.     No hay que creer que llegamos, inmediatamente después de nuestro paso, a un estado de alegría completa. El pesar por nuestras imperfecciones no sólo continúa, sino que es incluso mucho más intenso que en la tierra; en cierto sentido, hay que redimir… en ello trabajamos… y Jesús nos ayuda. Si comprendierais esto durante vuestra vida terrenal, podríais evitaros muchas penas en nuestra esfera. Nada se pierde, todo produce sus frutos; ¡la menor de las semillas da sus frutos!     Vigilad por tanto vuestra siembra, pues cuando la mies ha crecido, os convertís en segadores, y sois vosotros mismos los que tenéis que arrancar una a una todas las malas hierbas, incluso las que tienen flores. ¡Qué vergüenza, si nuestras gavillas, una vez depuradas de esas plantas, se quedan escasas y raquíticas!     Dios no nos absuelve, puesto que somos nosotros mismos los que sembramos y cultivamos la cizaña, y como no podemos ofrecerle una cosecha adulterada, hemos de seguir trabajando duro hasta arrancar toda hierba nociva.     Además tenemos que ayudar a los otros, pues es frecuente que la cizaña que nace en la cosecha de otra persona haya sido sembrada por nosotros.     Tened, por tanto, cuidado y arrancad sin demora todo lo que haya de quemarse, antes de depositar las hierbas ante Dios. 

Pierre 


  Anexo 4Cuestionario 2/2004-05 [sobre las Cartas de Pierre]

Con el fin de hacer más sencillo el Cuestionario y permitir así a todos participar en la reflexión del grupo, se formulan preguntas a partir de las diez primeras Cartas de Pierre, que se incluyen en el Anexo 3. A partir de Pierre, seguiremos planteándonos cuestiones relacionadas con la Ciencia, la Teología, la Revelación, etc. Es decir, primarán los contenidos de los mensajes del Más allá y, a partir de ellos, se abordarán otras cuestiones.

1. Mensajes. Dice Pierre: «He sido yo el que te ha pedido que escribas [página 1ª (p.1a)]» ¿Qué sentido tienen, a tu juicio, esta comunicaciones de Pierre? (Pon una cruz en  la/s respuesta/s que consideres más oportuna/s)

a) o No tienen ningún sentido; todo lo que dice Pierre está ya en la Sda. Escritura;  b) o Son una explicitación de lo que a veces implícitamente se contiene enla Revelación;  c) o Son una prolongación de la Revelación;  d) o Otra [decir cuál]Reflexión personal:  2. Muerte.  «No tengáis miedo a la muerte! Sus brazos son como los de una madre…» (p. 1c y 2b) ¿Qué pensar de afirmaciones de este tipo?

a) o Que no tienen nada que ver con la realidad: la gente tiene pánico a la muerte;  b) o Que lo que llamamos muerte se refiere sólo al cuerpo, a la “envoltura” del ego;  c) o Recuerdan afirmaciones parecidas de los que pasaron por Experiencias Cercanas a la Muerte (ECM) [contar una];  d) o Otra [decir cuál]Reflexión personal: 

3. Futuro. «Los que dicen conocer el futuro, hacen predicciones imprudentes» (p. 3ª) ¿Qué te sugieren estas palabras?

a) o Parecen en contradicción con lo que se dice en El hombre superluminoso…;   b) o Sugieren afirmaciones parecidas de otros, por ej., de Jesús sobre el fin del mundo;  c) o Parecen en contradicción con los teólogos que dicen que los bienaventurados ven en la esencia divina;   d) o Otra [decir cuál]Reflexión personal: 

4. Personalidad. «Siguen existiendo entre nosotros, como antaño, hombres y mujeres. Y es que seguimos conservando -como no podía ser de otro modo- toda nuestra personalidad» (p. 3ª). ¿Qué significan estas palabras?

a) o Que la personalidad, el ego humano, está más allá del cuerpo;  b) o Parecen oponerse a Mt. 22, 30 [“En la resurrección, ni se casarán, ni se darán en matrimonio, sino que serán como ángeles del cielo”]; c) o Parecen oponerse a los místicos, al budismo y a los espiritistas, cuando hablan de fusión con Dios;   d) o Otra [decir cuál]Reflexión personal: 

5. Arrepentimiento. «Precisamente porque nos acordamos de todo, es por lo que permanece muy presente el recuerdo de nuestras faltas y debilidades, podemos arrepentirnos» (4b). ¿Arrepentimiento en el Más allá?

a) o Imposible, con la muerte terminó el “status viae”;  b) o ¿Por qué no? Vamos “de nacimiento en nacimiento” (Gregorio de Niza);  c o El purgatorio de la Iglesia Católica ¿no significa “purificación”?;   d) o Otra [decir cuál]Reflexión personal: 

6. Reencarnación. «La reencarnación existe; pero nos es imposible explicar su sistema» (4ª). Elige la opción con la que te sientas más de acuerdo:

a) o Se opone a la doctrina de la Iglesia Católica;  b) o No se opone a la doctrina de la Iglesia, por ésta nunca habla de ella;   c) o Coincide con otros mensajeros del Más allá (Citar alguno, por ejemplo, Arnaud de G.);  d) o Otra [decir cuál]Reflexión personal:


[1] Su cita póstuma

Anuncios